Dónde viven los gusanos asesinos

Existen leyendas de criaturas, como los vampiros, que no tienen sombra, no producen un reflejo y no pueden ser capturados por ningún dispositivo como una cámara fotográfica o un video. Aunque, los vampiros son sólo mitos. Sin embargo, los esquistosomas, que comparten muchas características con estos seres mitológicos, no lo son. Estos gusanos infecciosos habitan las venas del ser humano y se alimentan de sangre. Entre las enfermedades provocadas por parásitos, la Organización Mundial de la Salud posiciona a la esquistosomiasis, la enfermedad provocada por los esquistosomas, tan sólo después de la malaria por la cantidad de gente que mata y las enfermedades crónicas, y los costos que éstas provocan en el desarrollo de las naciones. Tal como los vampiros, los esquistosomas no pueden ser capturados, en este caso, si por cámaras fotográficas pero no por algo más importante, el sistema inmune del ser humano.

Los investigadores han luchado por años contra de la destreza para esconderse de estos parásitos. Se han tratado de crear vacunas que tengan la capacidad de desarrollar un mecanismo de defensa que ataque al parásito rápidamente para prevenir su enfermedad o que al menos ayude al cuerpo a combatir las infecciones que se desarrollan por dicha enfermedad. Las vacunas son indispensables para erradicar la enfermedad pero aún no han sido desarrolladas. Hasta el día de hoy los resultados han sido desalentadores. Aunque se han desarrollado proyectos de genoma que han dejado al descubierto la secuencia genética de este parásito y los científicos han comenzado a desarrollar nuevas y poderosas herramientas para desenmascarar sus secretos moleculares. Con ello, estos parásitos podrán dejar de ser una importante causa de discapacidad y muerte en muchas partes del mundo, especialmente en regiones de África.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Animales
Ultima modificación: 12/13/2012