Cómo se mueve la amiba

Los protozoarios unicelulares son pequeños organismos milagrosos y uno de los más sorprendentes de ellos se llama amiba. No tiene frente, ni parte posterior, ni un lado derecho, ni un lado izquierdo. No tiene piernas o pies, alas, ni brazos. Sin embargo puede moverse por todos lados casi todo el tiempo. El movimiento de una pequeña amiba se encuentra entre una de las maravillas de la naturaleza.

Vista a través del microscopio, esta mancha gelatinosa sin forma es una célula viviente. La célula está gobernada por un pequeño núcleo en algún punto de la masa de protoplasma acuosa.

Se puede comparar la célula sin forma de la amiba con una bolsa de polietileno flexible, un poco llena con agua. La amiba hace uso de su flexibilidad para moverse de un lugar a otro. Se desplaza estirando una parte de si hacia una dirección y el resto fluye a su vez.

El primer paso comienza con una porción de la membrana estirándose hacia el frente, que puede ocurrir en cualquier punto de la célula. El protoplasma gelatinoso fluye hacia la membrana extendida. Aunque, la amiba se estira con dos o tres membranas que se dirigen hacia una dirección y conforme se desplaza, las membranas se llenan de protoplasma, el resto de la célula se desplaza hacia cierta dirección.

La amiba no podría desplazarse sin estas membranas y tampoco podría comer. Ya que le sirven como redes para capturar trozos de comida y como boca para ingerirlos. Cuando la amiba detecta un alimento, muchas de las membranas lo rodean y lo encierran para digerirlo.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Clima
Ultima modificación: 11/22/2012