Usos cotidianos del peróxido de aluminio

El peróxido de aluminio es una sustancia que se puede usar como desecante o desodorante y está presente incluso en los productos cosméticos. Aunque el nombre de peróxido de aluminio, también llamado “alumina”, no se suele conocer, es una sustancia que se tiene muchos usos domésticos e industriales: desde efectivo purificante del agua hasta conservante para productos cosméticos.

Por sus propiedades de absorción de la humedad, el peróxido de aluminio se usa como componente en los desodorantes. Si hay sudor disponible para que las bacterias lo descompongan se elimina el origen del mal olor porque la humedad queda atrapada por el peróxido de aluminio y este se neutraliza. También es un poderoso desecante que deja prácticamente sin humedad el ambiente donde se encuentra. Se suele poner en pequeñas bolsitas para evitar que la humedad estropee cosas de uso doméstico, especialmente pequeños aparatos electrónicos como teléfonos móviles, mini ordenadores o calculadoras e incluso libros y documentos. Muchas veces cuando compramos cosas nuevas vienen dentro una pequeña bolsita con peróxido de aluminio que pone “no ingerir”. Se utiliza en el filtro para el agua para eliminar fluoruros en el agua y obtener un agua libre más pura.

El peróxido de aluminio se puede transformar de forma industrial en derivados, como el beta tri-hidrato. Son parte del papel glaseado que es un tipo de papel muy brillante que se usa mucho en las revistas. Se usan también como base de algunos productos cosméticos para evitar que se estropeen y puedan causar alguna irritación al usarlo. También se usa como pigmento para algunas pinturas, como las pinturas de caseína que recubren algunas partes de más de un artículo en nuestro hogar o trabajo.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Materiales
Ultima modificación: 03/06/2013