Quiste pineal

La glándula pineal es una pequeña bolita que está al centro del cerebro que está rodeada de muchos comentarios acerca del misterio de ella considerándose como un tercer ojo, la glándula pineal se encarga de equilibrar los momentos de estar dormido y estar despierto, el estímulo responde a la luz del día y a la luz nocturna esto provoca la secreción de un neutrotransmisor llamado serotonina, la cual permite que nuestras neuronas se comuniquen, al faltar este neurotransmisor es bastante probable una depresión, la glándula pineal al ser una parte importante de nuestro organismo también es sensible a cualquier daño o quiste del tipo pineal, el cual, por su nombre, es definido por un quiste que se encuentra en la glándula pineal.

Un quiste si no es maligno no afectará de gran manera en nuestra vida cotidiana y la alteración de esta parte de nuestro organismo es más común de lo que podría suponerse. Si a una persona se le ha detectado un quiste pineal debe atender a los consejos que el médico le ha proporcionado. Estar en constante control y verificar si hay problemas de dolores de cabeza. Uno de los métodos más recomendados por el médico, en algunos casos, es la reflexología para poder regular nuestro organismo.
La forma en la que son detectados los quistes en la glándula pineal, es comúnmente a través de realización de neuroimágenes o en cualquier tipo de examen que se realice con RM, los quistes de glándula pineal son pequeños y detectar su posición es complicados, los quistes que no son complicados, asintomáticos no se consideran como problema de gran alcance y largo plazo.

En la realización de resonancias magnéticas al menos a menos del 4 % de los pacientes de otras enfermedades se les detecta un quiste pineal. El crecimiento del quiste es importante, se toma en cuenta el tiempo en el que va creciendo para de esta forma empezar con un tratamiento necesario parar la intervención quirúrgica, en caso de necesitarse. Se considera que la causa primordial de un quiste pineal proviene de la genética.

Si en algún momento presentamos algún tipo de mareo al hacer algo, tenemos temblores, problemas para conciliar el sueño, un cansancio inusual, no poseemos control de nuestros músculos, tenemos problemas con la vista, o algo fuera de lo normal es necesario consultar con el médico para que empiece con el diagnóstico y tratamiento que fuese necesario para el control del quiste.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Medicina
Ultima modificación: 10/25/2013