Como hacer una lijadora

En esta manualidad vamos a ver cómo podemos fabricar una lijadora totalmente artesanal que nos permita trabajar con el mínimo esfuerzo. Lijar es una de las tareas más tediosas y odiadas que existe en la carpintería y en la albañilería. Sin embargo, lijar es una de las tareas más comunes que existen hoy en día en el ámbito de la construcción. Por eso, os presentamos en unos cuantos pasos cómo hacer esa tarea más llevadera.

¿Qué es lo que vamos a necesitar para elaborar nuestra lijadora?

Dos tablas que tengan la misma medida, en este caso: 16×25 centímetros.

Necesitamos perforar estas dos tablas y una de ellas tiene que llevar una desembocadura fresada para que los tornillos queden así a ras de la tabla.

Si miramos las dos tablas de perfil veremos cómo la lija queda como una mordaza.

Bisagras y tornillos con tuerca de mariposa.

¿Cuáles son los pasos que vamos a dar para confeccionar esta lijadora?

Primero, vamos a hacer que los trozos de madera coincidan encimándolos. En los rincones, a una longitud de unos dos centímetros, haremos un agujero cuyo diámetro tiene que ser igual que el del de tornillo que se va a utilizar. A continuación, fresaremos la superficie lo suficiente para que la cabeza del tornillo quede a ras de la tabla o si podemos conseguir que quede un poco más hundida sería perfecto.

Previamente, habremos cortado cuatro tiras de lija y las pegaremos con pegamento de contacto en la punta de cada tabla, lo haremos por la parte interna. Una vez que la lija quede prensada, actuará como ajuste.

La bisagra se atornilla en el centro de la tabla superior y el brazo de la bisagra va atornillado al palo de una escoba que utilizaremos. Si queremos una mayor fijación, lo más aconsejable es utilizar tornillos pasantes con tuercas. Para esta lijadora tienen que ser finos.

Cuando queramos colocar la lija, lo que tendremos que hacer es aflojar las mariposas y sujetar la hoja por el extremo a la vez que cerramos la mordaza. Después lo tensamos como es debido e insertamos el otro extremo. Por último, no debemos olvidar que tenemos que apretar con fuerza las cuatro tuercas mariposa para que la lija no se mueva de su lugar.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Herramientas
Ultima modificación: 07/17/2012