Como hacer incrustaciones en madera

Se denomina taracea a un tipo antiquísimo de artesanía que consiste en la incrustación sobre una superficie, generalmente de madera, de pequeñas piezas también de madera, conchas, trozos de nácar, huesos, etc., combinando las formas y colores de los distintos elementos con objeto de obtener un auténtico mosaico de gran valor ornamental. A pesar de que en esencia la taracea no ha evolucionado a lo largo de los siglos, en la actualidad se apoya en nuevos materiales y en máquinas que colaboran en la tarea del artesano. Dominar esta técnica requiere una práctica dilatada y unos conocimientos claves tanto del dibujo como del trabajo en madera.

Nuestro propósito es el de sentar las bases de esta artesanía a partir de un trabajo de suma complejidad, pero lleno de cromatismo y detalles, con el que alguno de nuestros lectores puede atreverse. Además del desarrollo de un tablero de ajedrez analizaremos el proceso de dos ingredientes clásicos de esta técnica: la greca y la estrella. Sin duda, éste puede resultar un trabajo delicado y difícil a la hora de iniciarse, pero muy adecuado para aquellos que se sientan aventajados o tengan verdaderas cualidades que les distingan como artesanos. Merece, no obstante, la pena cerrar nuestro primer especial de madera con un ejercicio de esta categoría y tan llamativo para todos nuestros lectores.

Materiales

  • cola blanca
  • martillo
  • formón
  • gramín
  • estrellas y grecas
  • madera bubmga
  • madera blanco sicómoro y nogal

Instrucciones

  1. Cortamos los cuadrados de dos colores necesarios partiendo de planchas de madera. Para ello empleamos el gramín y nos apoyaremos en un taco de (risos Sobre el tablero de base trazaremos el dibujo con un simple lápiz y situaremos los ejes para pegar las cuadrículas del tablero de ajedrez
  2. Aplicamos sobre la superficie de base una capa de cola blanca y sobre ella comenzamos a pegar los diferentes cuadrados gue compondrán el tablero. Seguimos fijando cuadrados y reforzamos en algún punto la unión, sirviéndonos de un martillo con el que golpearemos suavemente.
  3. Pacientemente proseguimos colocando nuevos cuadros, procurando en todo momento que la unión sea perfecta y completamos así toda la base. Limitando el tablero por los cuatro lados. pegamos unas grecas que lo enmarcarán y servirán para posteriormente incluir nuevos motivos decorativos. Con el formón cortamos al sesgo los sobrantes de las grecas, uniendo así perfectamente las esquinas. Procuraremos siempre que la unión sea perfecta.
  4. En el borde del tablero vamos colocando. también fijadas con cola y bien adosadas las estrellas, que es un clásico motivo decorativo en la taracea. Colocamos ahora otras tiras de grecas paralelas a las fijadas anteriormente al tablero y que encierran las estrellas Observemos en este detalle cómo se efectúa el corte, con el formón, de los ángulos de las estrellas.
  5. De la unión precisa dependerá el resultado del trabajo Ahora podemos apreciar cómo estamos colocando y pegando estrellas entre las dos tiras de grecas, aún sin cortar. Proseguimos pegando las estrellas, completamente unidas unas con otras, en el número que deseemos antes de pasar a incluir otro motivo Cortamos en este momento un trozo de greca y la pegamos sobre el tablero, en forma de cruceta, con objeto de separar los dibujos.
  6. Pasamos ahora a cortar los trozos de greca con que completaremos el aspa formada por la cruceta. Observemos la minuciosidad del trabajo. Rellenamos ya los triángulos laterales con unas piezas de color y cubrimos el hueco correspondiente con madera de nogal que contrastará con el resto. Efectuamos un cordón en el borde del tablero, combinando como deseemos los colores de las pequeñas piezas que apreciamos en la fotografía.
  7. Con una lija muy fina repasamos toda la superficie del tablero, y lo barnizamos luego a mano, preferentemente, por el sistema tradicional.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Madera
Ultima modificación: 06/22/2012