Seis pasos para la creación de mapas conceptuales en presentaciones

Un mapa conceptual es una forma muy útil y ágil de plantear ideas u objetivos en un diagrama y puede ser que en una presentación en el trabajo o la universidad sea de gran ayuda ya que funciona como un mapa para tu memoria. Aprenderás a hacerlo en 6 simples pasos:

  1. Identifica el tema sobre el cual realizarás el mapa conceptual. Dedica tu atención a definir un tema o un concepto que permita delimitar un contexto y posteriormente reconstruirlo.
  2. Dedícale unos momentos a anotar en un papel los conceptos relacionados con el tema principal que te vayan apareciendo en la mente. Procura respetar la pertinencia de esas relaciones que encuentres.
  3. Comienza a organizarlos del modo que mejor definan o ayuden a definir el tema principal.
  4. En otra hoja nueva sin renglones, y en el centro de la misma coloca el concepto o tema principal. Reúne con lógica alrededor de este cada uno de los conceptos que has encontrado, demostrando a través de uniones las conexiones entre ellas, buscando siempre que conecten con el tema principal. Distribuye de adentro hacia afuera.
  5. Cuando hayas terminado el mapa, revísalo para ver que todos los elementos se identifican con una lógica, de manera que te encuentres en condiciones de explicar cómo se relacionan entre sí cada uno de ellos. Todo lo que hayas colocado en el mapa debe poder fundamentarse. Asimismo, puede ser que identifiques vaguedad en alguna relación señalada y quizás sea buena idea extenderse en ese aspecto un poco más.
  6. Comprueba con alguien que no haya participado en su creación que es comprensible. En caso de encontrar errores o mejoras posibles, acomete la tarea de reformarlo como mejor corresponda.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Marketing
Ultima modificación: 07/01/2012