Ideas para la inscripción en la lápida de un bebé

La lápida es un símbolo que guarda la memoria del ser querido que ha fallecido, y en el caso de un niño, ésta representa tantas emociones para los padres que el tomar una decisión sobre qué colocar en ella suele ser muy difícil, más aún por el momento delicado de la situación, por eso deben seleccionarse palabras o frases que recuerden lo hermoso que el niño trajo a la vida de los padres o de su actual estancia en el cielo, el mejor lugar de todos, entre otras palabras.

Se pueden también colocar querubines y ángeles sobre la lápida, o alrededor de la inscripción, pues éstos simbolizan a la inocencia y el amor desinteresado que ofrece e inspira un niño. Pueden escribirse frases relativas al niño que ahora ya es un ángel, como ser “Duerme mi pequeño angelito. Descansa.”.

También se puede optar por incluir los detalles sobre el paso del bebé por este mundo, como el nombre y apellido que iba a usar, las fechas de su nacimiento y su partida, entre otros pensamientos o mensajes que la familia desee compartir.

Otra alternativa es la de incluir símbolos que expresen la corta permanencia de alguien tan puro y hermoso como el bebé. Se pueden usar flores como las margaritas, flor de azafrán, lirios, etc., que representan lo temporal de la vida, y algunas frases o citas significativas como “En el Jardín de Dios floreció la más bella flor”, “Amor que floreció en la Tierra, floreció en el Cielo”.

Otro símbolo que puede utilizar es el del cordero, pues Dios en la religión cristiana consideraba al cordero como símbolo de la pureza del niño, que nunca perdió su inocencia.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Personal
Ultima modificación: 05/08/2013