Síndrome del hijo del Bilbao

Generalmente en situaciones en que existe en la familia un pariente muy enfermo que está llegando a sus últimos días, pueden verse a algunas personas integrantes de la familia, usualmente algún hijo que vive hace tiempo alejado en otra ciudad, presentar los síntomas del Síndrome de Bilbao, que suelen conllevar a muchos roces y problemas en la ya delicada situación familiar.

Para que se den estos síntomas primeramente debe existir, como ya se ha mencionado antes, un familiar que haya estado lejos mucho tiempo y debido a esto, junto con excusas de índole laboral o algunos casos problemas familiares, estuvo ausente durante el desarrollo de la enfermedad, sin haber colaborado o participado en la ayuda o contención al enfermo, excepto por llamadas telefónicas esporádicas en las que ha solicitado fehacientemente ser avisado rápidamente si se presenta algún cambio en la salud del enfermo, aunque especificando que sólo se le avise cuando el afectado esté definitivamente mal y sin vuelta atrás.

Una vez que es informado de que los últimos momentos se acercan, este familiar aparece, criticando todo a su paso y dando ordenes a diestra y siniestra de lo que se debe o no hacer con respecto al enfermo, obviando generalmente su propia ausencia durante todo el proceso.

Estos familiares son con frecuencia muy difíciles de lidiar, pues muchas veces, en el fondo lo que los aqueja son sentimientos de culpa con relación al enfermo y a los demás miembros de la familia, por haber estado ausentes tanto tiempo y ni siquiera haber podido estar en los momentos en que su ayuda hubiese sido esencial.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Ser Padres
Ultima modificación: 04/22/2013