Cómo olvidar a tu ex

Si existe un momento en la vida por el que todo ser humano pasará o ya ha pasado es el de superar una crisis luego de romper una relación. No existen dudas de lo difícil y angustiante que es tener que dejar atrás una historia tan importante en nuestras vidas. Pero en el fondo de nuestro corazón sabemos que aunque nos parezca imposible, tendremos que superarlo, y al fin y al cabo, lo terminaremos haciendo. Entonces, ¿por qué no empezar en ese mismo instante en el que te estás lamentando?

Tu siempre has sido el/la dueño/a de tu vida y que una persona haya participado en ella sumándole momentos de felicidad no significa que cuando esta persona no esté más presente, nada vaya a tener sentido. Sólo es preciso que asumas esta realidad: si tu quieres, lo superaras. Y cuanto antes puedas ver que el/la protagonista de tu vida eres tú y solo tú, vas a poder renacer de entre las cenizas sin que nadie tenga siquiera tiempo de preguntarte si has mejorado.

No debes tapar tu angustia con mentiras, falsedades y actividades que solo te distraerán por un corto tiempo. Lo que tienes que hacer es ser franco/a contigo mismo/a y reconocer que si la cosa ha acabado, por algo será.

Debes aprovechar esta complicada situación para conocer a fondo tus sentimientos y tu manera de actuar frente a situaciones difíciles y dolorosas. Aprovecha para conectar con tu corazón y escucha lo que tiene para decirte ya que, sin lugar a dudas, el 90% de ese dolor que sientes es solo mental. Las obsesiones y adulaciones hacia alguien que en definitiva no es más que otro ser humano, igual que tu, son solo producto de nuestra mente manipuladora. Eres mucho más que una relación (feliz o caótica) del pasado.

Hay miles de hombres y mujeres en el mundo y muchos de ellos esperando para conocer a alguien que les complete su vida. Son estos momentos en la vida en los que tienes que ponerte más fuerte que nunca, mirarte al espejo y sonreír. Ni tú ni nadie se fijará nunca en alguien que viva del pasado y mucho menos de una vieja relación que debe ser superada. Así pues, recuerda siempre que no hay mal que por bien no venga y que de todas las situaciones que la vida nos ponga en el camino debemos aprender algo.

Aprovecha esa soltería, sal con tus amigos, viaja, aprovecha tu tiempo libre haciendo aquellas cosas que tanto postergabas. Y lo más importante, nunca te ubiques en el rol de víctima, eso solo empeorara tu relación contigo mismo/a y con el resto del mundo. La luz siempre está allí, tu tarea es correr las cortinas, abrir la ventana y aprovechar lo que la vida pone en tu destino.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Vida social
Ultima modificación: 08/05/2012