Cartas náuticas para el examen del PER: qué son y cómo funcionan

Hasta la persona más alerta puede perderse en un lugar que no tiene ningún indicador de dirección o puntos de referencia. Este es un caso muy típico con los marinos y navegantes que pueden hallarse en el medio de lagos, ríos, océanos y cualquier otro cuerpo de agua sin ninguna vista de tierra. Para ayudarse a navegar a través de estas áreas, los marinos utilizan cartas náuticas que incluyen información como la profundidad del agua y los obstáculos conocidos ubicados debajo del agua.

Para poder leer una cauta náutica se debe hallar el punto de partida de la persona en la carta. La carta debe mostrar el puerto del cual se parte. Posteriormente deben hallarse puntos de referencia cercanos u objetos que correspondan con la carta para ayudarse a confirmar cierta posición.

Entonces debe trazarse un curso previsto sobre la carta, ya sea visualmente o de manera física con algún lápiz. Si no se tiene certeza acerca del curso previsto, se debe inspeccionar la dirección general del viaje y buscar el camino con menos obstáculos.

Al estudiar el camino previsto se debe observar bien si existen obstáculos submarinos, puentes, líneas de energía, cambios en la profundidad del agua y otros obstáculos o peligros potenciales. Hay que tomar nota de cada uno de estos peligros y de su distancia, junto con el camino previsto en una hoja de papel aparte.

Hay que tomar nota de todas las boyas y balizas que se pasan tras finalizar el recorrido. Se deben escribir estos detalles en una pieza de papel aparte e incluir la distancia desde el punto de partida. Todo este proceso ayudará para mantener una vigilancia del trayecto del viaje sin tener que buscar en la carta cada vez que la persona se topa con alguna boya, un puente, etc.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Educación
Ultima modificación: 04/08/2013