Qué es una pregunta cerrada

Una pregunta cerrada es aquélla que tiene únicamente una respuesta simple y corta que por lo general es “sí” o “no”, aunque puede haber otro tipo de respuestas más “abiertas”. En su definición más estricta, se trata de una pregunta que tan sólo puede ser respondida mediante una condición “falsa” o “verdadera”, tal como en los siguientes ejemplos, “¿te gustó la cena?” o “¿hoy es sábado?”. Una forma más abierta de realizar una pregunta cerrada también tiene una sola respuesta, corta y sencilla, pero no se restringe a simplemente responder, sí o no, por ejemplo, “¿cuál es tu edad?” o “¿en qué mes estamos?” Por el contrario existen preguntas abiertas que permiten una respuesta tan amplia como sea posible. Por ejemplo, “¿qué hiciste el fin de semana?” o “¿qué te pareció el libro?”

Existen ciertas ventajas y desventajas en el uso de preguntas cerradas. Una de las mayores fortalezas de este tipo de preguntas es que permiten a la persona que pregunta tener el poder en el proceso del diálogo, ya que la respuesta debe ser corta. Pueden usarse efectivamente para determinar tipos muy sencillos de información y para hacer que la información sea cuantitativa o numérica. Por ejemplo, alguien que realiza una encuesta acerca de una película puede preguntar, “¿te agradó la película?”, Dando como opción “sí” o “no” como respuestas, lo cual permite un análisis simple comparando las respuestas de “sí” y “no”.

Por otra parte, una de las más grandes desventajas de este tipo de preguntas es que deja de lado una buena cantidad de posibles respuestas puesto que únicamente existen dos posibles. En el ejemplo previo, alguna persona pudo haber disfrutado la película pero quizá pensaba que el título era incorrecto. La verdadera opinión acerca de la película podría verse afectada al no permitir respuestas amplias.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Educación
Ultima modificación: 03/04/2013