Ensayo: Identidad y Logros Reflejados En El Honor Veneciano

Honor: “Gloria o buena reputación que sigue a la virtud, al mérito o a las acciones heroicas, la cual trasciende a las familias, personas y acciones mismas de quien se la granjea[1]”. Esta definición nos indica el alcance del término honor, y como este trasciende lo personal. El honor es fundamental en la historia de las patrias y de los grandes hombres y con él se logra muchas veces el reconocimiento de hacer las cosas por las razones indicadas. Muchas veces se habla del honor de pertenecer a una familia, a un grupo, pero cuan importante es el pertenecer a cierta nación o ciudad. Venecia se caracterizó por crear venecianos orgullosos de pertenecer a su patria. Pero qué motivó esta pertenencia tan fuerte a un lugar. Algunos dicen que cuando algo lo merece, uno es capaz de defenderlo hasta la muerte, pero hasta dónde son capaces los seres humanos de llegar por lo suyo. A mí parecer, Venecia despertó en sus ciudadanos un honor muy fuerte, ya que la identidad de la ciudad es muy marcada y diferente al resto, y complementariamente porque tuvo un éxito que le permitió respaldar con logros la dignidad de cada ciudadano.

 

La identidad es fundamental a la hora de definir la pertenencia a algún lugar. Es por ejemplo en época de fiestas patrias cuando uno más chileno se siente. Recordar lo que es pertenecer a un lugar que es sólo nuestro, permite aferrarnos a características que son propias del país y que la mayoría compartimos. Cosas que nos diferencian del resto nos unen, por ejemplo las  idiosincrasias, y logramos así distinguirnos. Entonces al lograr cierto lugar una identidad fuerte, permite un mayor sentimiento de pertenencia que finalmente es el que define nuestro orgullo. Nosotros nos sentimos orgullosos de ser diferentes al resto cuando son cosas positivas que nos marcan. De esta forma somos capaces de defender estas diferencias y características, llamando al honor que puede representar en una persona los valores de toda una sociedad, y que logra amparar los contrastes. En Venecia podemos percibir esta identidad de una forma muy fuerte. Cada veneciano disfruta el hecho de ser oriundo o de vivir en Venencia. Ser veneciano es una gracia, es algo que se lleva en la frente, hombres de mar y de puerto, especialmente en los siglos pasados y cuando Venecia se erguía como una potencia mundial. La primera diferencia de esta ciudad, y la más marcada de todas, es su especial ubicación geográfica que le permite ser una ciudad sobre el agua. Esta  distinción poco común, se lleva con orgullo y hasta el día de hoy es la razón más importante de la identidad veneciana. Desde esta perspectiva, se van forjando características en esta ciudad que le permiten crear una cultura importantísima a nivel histórico, la que sirve como base para la identidad, con la cual se accede a un honor. Lo importante es recalcar que este honor una vez que es instaurado, pasa a ser parte de la identidad y se forja con ella. Pero el otro punto vital en obtener el orgullo y poder representarlo, es el tener logros para respaldarlo. Es por ejemplo, cuando existen logros deportivos, como cuando un tenista chileno gana un torneo, o un futbolista triunfa en el exterior, o quizás cuando se alaba nuestra economía, cuando con más honor nos sentimos chilenos. Cuando queremos gritar al resto, que bueno es pertenecer a esta patria. Bueno, Venecia posee logros capaces de inspirar a sus ciudadanos el honor. Era un honor ser veneciano, poseían una gran economía, eran los dueños del mediterráneo, crecían a pasos agigantados, eran el centro del mundo. Quién no se sentiría orgulloso de ser veneciano. Sin embargo, siempre existen cosas negativas, que permiten a los envidiosos o enemigos atacar las diferencias en su identidad. Es ahí cuando se pone en manifiesto el honor de ser de un lugar, demostrar que defiendo lo mío.

 

Uno de los rasgos más importantes del honor, es la valoración a la historia que les permitió obtener lo que son. Como indica el texto Venecia y Ámsterdam, los venecianos valoran lo antiguo por glorioso pasado, a diferencia por ejemplo del mismo Ámsterdam. Es este respeto a la tradición que poseen tan fuerte, que hasta su sistema social se basa en el orgullo a esto. El honrar al pasado y sus costumbres les permite tener una organización apoyada en el legado de sangre, la sangre de Venecia. Este sistema favorece especialmente a los nobles, pero en el fondo esa nobleza es la que representa las características venecianas. Es aquí donde surge una característica muy italiana, que representa mucho el funcionamiento de Venecia, que es el respeto y fidelidad a la familia. En Venecia la casa imponía grandes responsabilidades a los individuos, incluso debían abandonar carreras eclesiásticas por los intereses de la familia. El honor de ser de una familia es la base de la personalidad veneciana, lo que se puede advertir en el hecho de que la nobleza veneciana tuviera un estilo aficionado a los escudos de armas y fascinados por la genealogía. Primero la familia, luego la patria. Se puede decir que el amor a la familia es algo que poseen casi todos los seres humanos. Es cierto, pero lo que poseen los italianos en general es una unión más fuerte que la común. Es un honor familiar, una pertenencia propia. Que esto les haya traído efectos colaterales, es otro tema. Luego, imaginemos a Venecia como una gran familia, ese honor impartido dentro del seno familiar es una rasgo que sin duda influirá en el comportamiento de toda la ciudad. Veamos la identidad más general veneciana, que se identifica con su cosmopolitismo. Venecia recibe vertientes de pensamiento mundiales, por lo que posee un grado de desarrollo superior al resto de Europa digamos, en el siglo XIV. Este avance que poseen, evidentemente les da una soberbia que es propia del ser humano al sentirse superior. Eran superiores marítimamente por ejemplo, lo que implica que adonde fueran iban a sentir que sus navíos eran los mejores. Este sentimiento también influencia en la identidad de un pueblo y no es algo que se acabe rápidamente. El orgullo se mantiene por largo tiempo. Un ejemplo de esto, de la identidad orgullosa, es la de los bizantinos que cuando son invadidos siguen manteniéndose como un pueblo orgulloso, conocedor de su pasado esplendoroso pasado. A pesar de ser derrotados militarmente, siguen creyendo en su superioridad moral y religiosa. Venencia es un pueblo con orgullo, que con cultura y con marinos fundó su imagen. Ahora, definida parte de la identidad veneciana, vemos lo que da soporte al honor veneciano, sus logros. Venecia es sin duda una de las naciones más importantes a mediados del milenio pasado. Sus logros están representados en su éxito comercial, militar, marítimo y cultural. Este puerto llegó a ser una potencia europea en cada uno de esos ámbitos, de esta forma, cada uno de los ciudadanos, podía considerarse parte de este éxito. El ser veneciano era un motivo para sentirse orgulloso. Los logros de Venecia escapan del análisis de este ensayo, pero son reconocidos mundialmente.

 

Sin embargo, dicho todo esto, cómo simbolizaban los ciudadanos su honor. Un buenísimo ejemplo es la representación que se da en “El Duelo” de Casanova, en la que ocurre una situación en la que debido a un conflicto de intereses, un tipo habla mal de Venecia, y pese a que el protagonista trataba de evitar las peleas, luego de una análisis, decide que lo debido es retar a duelo al ofensor de su patria y por lo tanto de él mismo. Esto representa la protección del honor veneciano por uno de sus ciudadanos. Quien se rebajaba a calumniar a Venecia merecía ser retado a duelo y quizás la muerte como resultado de este. También merecía arriesgar la vida por su ciudad. El duelo es una representación del honor veneciano, y queda en manifiesto en la obra de Casanova. Este personaje, a pesar de viajar por todos los lugares de Europa, sigue manteniendo altivo su origen veneciano y es capaz de defenderlo a la muerte.  Otra representación del honor veneciano, es algo de lo que habla Burke en el texto “Venecia y Ámsterdam”, en las características de los nobles venecianos, sobresale la moderación. Que mayor honor que no tener que andar demostrando logros a todo el mundo. Un sentimiento que representa el honor es la satisfacción de lo propio sin tener que exhibirlo. “…por más que odien  a alguien siempre le muestran una cara amistosa”[2]. Era importante que la gente pudiera dominarse a sí mismo y se esperaba que los nobles suprimieran sus deseos por el bien de su familia y ciudad. El honor de ser venecianos afectando el comportamiento y bienestar personal. Un personaje que también es importante en la historia de Venecia y es motivo de honor, por sus logros y fama hasta la actualidad es Vivaldi. Este músico, quedará en la historia como uno de los mayores compositores de la historia y su origen y vida es veneciano. Él es un ejemplo cultural de la representación del honor. Del honor de ser músico. En Concierto Barroco, en una escena maravillosa del texto, cuando el junto a otros destacados de la música se dedican a un concierto improvisado, y se nos indica la magnitud de los interpretes que están tocando, es una muestra del amor musical de gente, en Venecia. La música, la cultura también como honor, porque no están separados.

 

Ahora, como contra hipótesis, nos podríamos preguntar, si este honor veneciano es el responsable de la grandeza de Venecia y no viceversa, como se ha planteado anteriormente. Es decir, que gran parte de los logros venecianos se deban a que este pueblo posee un honor inherente. Quizás, el hecho de que los ciudadanos posean un gran honor ayuda a la expansión de un pueblo, pero como ejemplo podemos poner a pueblos que con mucho honor no lograron igual éxito o que a pesar de poseerlo perdieron todo lo que tenían. El primer ejemplo es Venecia, que pese al orgullo de su pueblo, cayó en una decadencia inevitable. O el ya mencionado caso de los bizantinos que siempre mantuvieron su honor, pero que sus logros ya no permitían mantener el país a flote.  Pueblos que nunca gozaron de influencia importante como los mapuches en Chile, pero que poseían mucho honor. Lo que quiero decir con esto es que el honor tiene capital psicológico en la población, pero no es determinante a la hora de decidir la suerte de una nación. Son importantes las identidades, pero estas deben cambiar para poder recibir mejor las nuevas situaciones que va planteando la humanidad a lo largo de la historia. El ejemplo está en dos ciudades que tenían bastante en común, sobretodo su status de potencia, como fueron Venecia y Ámsterdam, pero que la primera cayó en una decadencia debido a ese mismo honor apegado a las costumbres y tradiciones y en cambio, la segunda se desarrolla aún más ya que su sociedad logra absorber los cambios debido a poseer características más modernas. Venecia, quizás en algún punto, se vio afectada por el honor de sus nobles. Su tradición hizo a esta nación poseedora de una sociedad cerrada, que no permitía el ingreso a la elite de nuevas familias. En momentos de necesidad innovadora, se quedaron con las mismas ideas que los habían llevado a ser grandes, pero un fueron capaces de instaurar reformas importantes porque eran demasiado honorables para ello. Un noble capaz y de merito cuya familia no es acaudalada ni poderosa, tiene posibilidades de tener poder político en Venecia, pero una persona que no era de elite no podía acceder a este. De esta forma se critica la mediocridad, ineficiencia, corrupción y la traición de miembros de la elite. Ellos no tuvieron visión para cambiar la adversidad que llegó en  algún momento. Es aquí, que ese gran honor no parece ser de utilidad para mantener el crecimiento. Entonces cómo podemos explicar que el honor derive en el éxito. Puede ayudar, pero no es determinante. Esto nos indica que lo más posible es que sea de la forma planteada originalmente.

 

Finalmente, se puede decir, que la identidad es la semilla para el honor y que los logros son el agua para que crezca el árbol, y una vez que esta es grande, cuesta que muera ya que sus raíces profundizan bastante en la tierra. Pero a veces estas mismas no permiten movernos. Es decir, la identidad permite crear el honor en un pueblo y sus logros respaldan estos y permiten sentirnos más orgullosos. Pero a veces el honor con el orgullo nos mantiene y nos sesga en una posición y tuertos no podemos ver las dimensiones de las cosas. Puedo decir que Venecia poseyó un gran honor, que su gente caminó altiva por Europa por mucho tiempo y que en la actualidad los italianos se sienten orgullosos de esa ciudad. Que merece honor por todo lo que logró y que no se puede perder.

 

 



[1] DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA
Vigésima segunda edición, www.rae.es, definición honor.

[2] Peter Burke. Venecia y Amsterdam. Gedisa, Barcelona 1998

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Historia
Ultima modificación: 06/22/2012