Cinco estilos de liderazgo

Liderar, conducir, motivar, señalar el rumbo, marcar errores y aciertos, las funciones a cargo del líder. Circunscribiéndolo a los negocios, el liderazgo no deja de ser una cualidad psicológica de quienes impulsan una organización de personas. Para liderar a un grupo humano hacen falta más de una aptitud, pero indudablemente una selección apropiada a las capacidades que es conveniente desarrollar puede acompañar la formación del líder y adaptarlas a cada uno.

Laissez-Faire

Aunque podría verse como un estilo de liderazgo que otorga libertad a los subalternos para la gestión de sus tareas, es un estilo de liderazgo tan liberal como la economía de nuestros tiempos, solo que con las desventajas que no suelen señalarse en esta que pueden llevar a baja productividad, falta de control y costos crecientes. Un líder laissez faire no supervisa a sus empleados y fracasa en realizarles devoluciones oportunas en el momento indicado.

Autocrático

Es un estilo de liderazgo que entrega todo el poder decisional al conductor, quien tiene absoluta discreción para tomar las decisiones que estime oportunas sin contemplar opiniones. Los empleados lo saben y por lo tanto se limitan a cumplir sus tareas. Cuentan con la atenta supervisión de sus superiores y suelen cumplir su mandato con precisión. En los pocos casos en que se cuestionan decisiones, el líder autocrático se impone de todos modos.

Democrático

Es un estilo de liderazgo que se jacta de contar con las virtudes de la democracia, sobre todo en lo que a participación se refiere. Un líder democrático es un líder que puede conducir a su equipo sin ejercer una tiranía autocrática, y hasta hacerlos partícipes en el proceso de toma de decisiones, pero la decisión final siempre estará en sus manos.

La mayor amenaza de un liderazgo democrático puede ser la pérdida de autoridad a cambio de un mayor relacionamiento con los integrantes del equipo.

Burocrático

Los líderes burocráticos se ajustan a las reglas, las respetan y hacen cumplir sin consideraciones. Los patrones de liderazgo burocrático pueden significar una necesidad indeclinable en trabajos en los cuales el procedimiento condiciona seriamente el resultado, o en aquellas compañías en las cuales existe una rutina diaria relativamente inamovible para los empleados, como sucede, por ejemplo, en fábricas.

La posición que ocupan los líderes burocráticos se explica muchas veces desde su capacidad de ajustarse a las normas antes que a su capacidad, a su calificación o su experiencia, por lo que puede resultar una grave desventaja en la relación con los empleados quien no ven en el líder un superior,

Carismático

Los líderes carismáticos son enérgicos y consiguen motivar a su equipo de trabajo fácilmente. Saben cómo actuar para impulsar la actividad de sus dependientes y también la propia. Suelen predicar con el ejemplo, por lo que existe una fuerte identificación entre quienes se encuentran a su mando.

Lo que podría señalarse de negativo en un estilo de liderazgo carismático es que quienes lideran con esta impronta a veces realizan su trabajo centrados en sí mismos, por lo que si bien los resultados dentro de su equipo pueden ser muy interesantes, si dependen excesivamente de su propia voluntad puede volverse en su contra.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Psicologia
Ultima modificación: 07/01/2012