Cómo colocar suelos de vinilo

Los suelos de vinilo son muy prácticos a la hora de colocarlos, pudiendo hacerse directamente sobre otros suelos con la ayuda de pegamentos que en algunos casos ya vienen con el piso, el cual puede venir en forma de rollo, éste un tanto complejo de utilizar porque deberá cortarlo, por lo que se recomienda adquirir aquellos que vienen en baldosas o mosaicos cuyo tamaño facilita su colocación, para lo que se necesitará un cúter o corta cartón, pegamento, cinta métrica y una escuadra de 90 grados. Importante será comprar un poco más de lo previsto para tener reservas del mismo en caso de que lo necesite en el futuro.

Algunas sugerencias útiles para la colocación:

Vacíe completamente la habitación, dejándola sin muebles para poder poder acondicionar el piso o la superficie sobre donde colocará el suelo de vinilo. Ésta superficie, que debe estar pareja por cierto, deberá ser limpiada a fondo de manera que no quede tierra ni polvo y esté bien seca. Cuando se disponga a colocarlos, apagar la calefacción para no perjudicar el material de vinilo, el cual lo deberá sacar de su caja un día antes, ubicándolas en una superficie plana.

Comience a colocarlas en el centro de la habitación, ayudándose con la escuadra, marcando la zona y esparciendo el pegamento justo en el lugar donde pondrá la primera baldosa. Siga de esta manera, atendiendo que cada una de ellas esté bien próxima a la siguiente, haciendo un poco de presión sobre ella con la mano o con la ayuda de un rodillo para igualar toda la superficie y sacar el aire que pueda quedar atrapado por debajo.

Al alcanzar la pared, utilice el cúter para cortar cuidadosamente el sobrante, puede ayudarse con un cartón o papel del mismo tamaño del espacio de la última baldosa, el cual lo usará como guía antes de adherirlo al suelo. Una vez terminado, deje que se se sequen, no las pise por un par de días completos.

Sobre el artículo

Categorias: Cocina
Ultima modificación: 06/19/2013