Cómo hacer un disfraz de monje medieval

Para realizar un disfraz de monje medieval necesitaremos confeccionar o conseguir varias prendas que definen el aspecto general del personaje: una sotana, un cinturón y una capelina con capucha.

La tela básica es un paño de aspecto rudo y color tostado, como la arpillera o géneros bastos de algodón. Su confección puede resultar sencilla, pues la sotana podemos realizarla con una pieza de tela blanca cuya anchura sea similar a la de nuestros hombros y su longitud igual al doble de la distancia existente entre nuestros hombros y un palmo por debajo de la rodilla. Una vez hayamos recortado la pieza de tela, realizaremos un agujero ovalado de dimensiones mayores al diámetro de nuestra cabeza y coseremos el dobladillo. Con pintura especial o un recorte de tela podemos añadir un motivo alusivo a la orden religiosa. Una cruz roja de templario suele quedar muy bien.

El cinturón podemos realizarlo con un trozo de cuerda anudado en los extremos, reforzando la idea del voto de pobreza de las órdenes mendicantes. La capelina con capucha no es difícil de realizar si adoptamos un sistema similar al de la sotana: medimos un trozo de tela de longiud equivalente al doble de la distancia desde nuestros hombros a los pies y de una anchura veinte centímetros mayor que la medida de nuestros hombros. Cortaremos un agujero para introducir la cabeza en el centro de la pieza. Coseremos el dobladillo inferior y los laterales para unir el paño, dejando una apertura en cada lateral para coser las mangas, que podemos realizar a modo de tubo simple o como un cono truncado cuya base serán los puños.

Añadiremos una capucha realizada con la unión de dos triángulos de tela adaptados a las medidas de nuestra cabeza. Recordemos hacerla algo mayor para conseguir un aspecto similar al original.

Podemos usar complementos como un bastón o una espada.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012