Cómo hacer un disfraz de sardina

Este sabroso habitante de los mares es el protagonista de algunos eventos y festividades ligadas al final del Carnaval e inicio de la Cuaresma. Si consideras que ha llegado el momento de cubrirte de escamas, sin duda este disfraz puede ser un desafío creativo que puedes realizar tu mismo. Con un poco de ingenio puedes conseguir verdaderas obras de arte, aunque la propuesta que te hacemos en esta ocasión resulta muy sencilla y económica. Esperamos que te inspire si decides explorar otras opciones con materiales más caros o difíciles de modelar.

Necesitaremos: cartón, pegamento, papel de aluminio, pintura, cúter o tijeras, lápiz.

El procedimiento es bien sencillo: con dos triángulos de cartón, que uniremos únicamente por uno de los lados, realizamos la cabeza del pez. Podemos darle una textura a la boca, agallas y ojos mediante una mezcla de papel higiénico y cola, que dejaremos secar. Una vez esté seco, cubrimos con pegamento y revestimos toda la superficie con papel de aluminio. Los ojos y otros detalles se pintan después. El lado abierto servirá para alojar nuestra cabeza. Conviene que midamos las proporciones adecuadas antes de cortar los triángulos. Podemos asegurar la cabeza con unas cintas o gomas que pegaremos a cada triángulo por su parte interna.

Las escamas podemos realizarlas a partir de una plantilla. Las recortaremos en cartón y las recubriremos con papel de aluminio también. Tenemos dos opciones para configurar el cuerpo: disponerlas sobre una tela, que nos cubrirá completamente, o pegarlas sobre la ropa que utilicemos.

La cola puedes hacerla con una tela plateada recortada o con plástico transparente. No la dejes arrastrar mucho porque con cualquier pisotón la perderás.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012