Disfraces victorianos de Noche de brujas del 1800

En la noche de brujas de los años 1800 en Estados Unidos la gente no se disfrazaba, se hacían juegos y predicciones de la fortuna. Los inmigrantes irlandeses introdujeron los disfraces en esta celebración, aún así, los disfraces no se convirtieron en una tradición de la noche de brujas hasta el siglo XX. Por eso, aunque no puedes hacer los disfraces victorianos iguales de la noche de brujas de esa fecha, si puedes hacer personajes vestidos como en la era victoriana (vivos o muertos).

Las mujeres victorianas de la alta sociedad podían utilizar vestidos que dejaran los hombros al descubierto, que fueran estrechos por la cintura y amplios por debajo. Busca vestidos de boda antiguos que sean como esta descripción en tiendas de segunda mano. Peina tu pelo con bucles y pon un velo largo de encaje para completar la ropa. Después pon colorante gris para pasteles sobre las partes visibles de tu piel. Mezcla algo de maquillaje negro con crema alrededor de tus ojos, junto con la línea de la mandíbula en el centro de tus mejillas para hacer que parezcan hundidas. Cubre la cara con una capa de maquillaje en polvo translúcido y cuelga telarañas de tu pelo y de tu vestido para un toque espeluznante.

La adivinación era parte de la tradición de la noche de brujas de la era victoriana. Las adivinas normalmente eran contratadas para fiestas privadas. Vístete como una adivina victoriana haciendo una falda larga con cintura elástica y después poniendo una enagua debajo para dar volumen. Una camisa arrugada con un chal puede completar la parte superior de tu traje y una peluca oscura con bucles y un sombrero flojo. Pinta alrededor de tus ojos con sombras grisáceas y mucho delineador negro. Después ponte joyas propias de esa era. Pon un lunar sobre una de tus mejillas con tu delineador y ennegrece uno o dos de tus dientes con un líquido oscurecedor para dientes, disponible en tiendas de disfraces.

En la era victoriana la gente comenzó a enterrar a sus muertos en su atuendo cotidiano para hacerlos ver más naturales. Para esto, ponte pantalones sueltos negros o grises y una chaqueta de vestir, una camisa blanca de vestir y una corbata negra fina. Peina tu pelo para un lado y ponte fijador. Ponte un reloj de bolsillo. Después pinta tu cara, cuello y manos con una capa suave de maquillaje gris. Rodea tus ojos con círculos de colorante para tartas marrón oscuro para que éstos resalten. Después haz un pequeño agujero de bala en el pecho de tu chaqueta, manchándolo con sangre falsa como si saliera de él.

Las sirvientas en los años 1800 intentaban llevar la ropa de aquellos a quienes servían, utilizando faldas ceñidas en la cintura, blusas ceñidas al cuerpo con mangas largas, chales y sombreros. Para muchos dentro de la sociedad esto se considerado de mal gusto y sin sentido. Sin embargo, las sirvientas vestían prestando algo de atención a la moda del momento, pero sin el encaje de calidad o los materiales caros que utilizaban sus jefes. Haz tu disfraz de sirviente y pon unos bucles que caigan desde la parte superior de tu cabeza. Después lleva una vela para andar por la mansión tarde por la noche.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 04/29/2013