Cómo se distribuyen los instrumentos en una orquesta

Una orquesta sinfónica está formada por instrumentos de cuerda, de madera, de percusión y de metal. Más de 100 instrumentos reunidos que requieren de una distribución especial  para lograr un sonido armonioso.

Los instrumentos se distribuyen de acuerdo a su timbre, altura e intensidad de sonido. El director de la orquesta se sitúa al frente y al centro del escenario; alrededor de él se distribuyen las diferentes familias de instrumentos que integran la orquesta.

Familia de la cuerda frotada: integrada por los violines, violas, violonchelos y contrabajos. Estos instrumentos se colocan al frente, en la primera posición después del director de orquesta. Se forma una medio círculo con los instrumentos agudos a la izquierda y los graves a la derecha. A la izquierda del director se sitúan los violines, al frente del director las violas y en el extremo derecho los violonchelos. Atrás de los violonchelos van los contrabajos.

Familia de viento madera: integrada por las flautas, oboes, clarinetes y fagot. Estos instrumentos se distribuyen en el centro del semicírculo, al lado de los contrabajos y atrás de los segundos violines y las violas.

Familia de cuerda pulsada: representada por el arpa que se sitúa al lado de los instrumentos de viento madera. Si el director de la orquesta lo requiere se pueden integrar instrumentos como el piano o el órgano que se ubicarán junto al arpa y atrás de los violines primeros.

Familia de viento metal: integrada por las trompetas, trompas, trombones y tubas. Estos instrumentos tienen un sonido muy potente por eso se sitúan en la tercera sección de la orquesta. Comenzando por el lado derecho del director se distribuyen las trompetas y las trompas. Atrás de las trompetas se coloca la tuba y a su lado los trombones.

Familia de percusión: integrada por instrumentos que producen un sonido al ser golpeados y agitados. El xilófono, menbráfono, vibráfono, carrillón, las campanas tubulares y los timbales pertenecen a los intrumentos de percusión afinados. El triángulo, los platillos, el tam-tam, el cencerro y los cascabeles son instrumentos de percusión no afinados.  La familia de percusión se sitúa al fondo del escenario en el siguiente orden: el xilófono en el centro al lado de las trompas, después van las campanas, atrás de ellas se encuentra el gong. Al centro, en el fondo del escenario tenemos el triángulo, los platillos, el bombo y los timbales.

Esta distribución de los instrumentos de la orquesta permite que el espectador se pueda deleitar con el timbre sonoro, agudo y vibrante del violín, con el sonido melancólico de la viola, con el timbre opaco del contrabajo y con los distintos sonidos que produce cada instrumento de la orquesta.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Música
Ultima modificación: 07/09/2012