Cómo reducir los efectos del jet lag

El jet lag se produce al viajar durante un prolongado espacio de tiempo viajando a través de los diferentes usos horarios por lo que si al tomar nuestro vuelo en el punto de partida era de día, por ejemplo, y hemos viajado durante varias horas y al llegar a nuestro destino nos encontramos con que sigue siendo de día cuando debería ser de noche puede provocar que nuestro cuerpo y, más concretamente nuestro reloj interno, no esté acostumbrado.

Para reducir todos los síntomas del jet lag como irratibilidad, apatía, cansancio, trastornos del sueño, etc. se suele recomendar que durante los días antes del viaje se vaya haciendo una paulatina adaptación al nuevo horario. Es decir, intentaremos estar despierto por la noche o dormir durante el día si es posible.

Otro aspecto que debemos tener en cuenta son las horas de las comidas, para ello los expertos recomiendan realizar las comidas de forma que sean ligeras y varias veces al día de esta forma lograremos que nuestro cuerpo no nos pida comida en plena noche.

Además de estos dos aspectos los médicos recomiendan hacer algún deporte con antelación pues se ha demostrado que las personas en un buen estado físico sufren en menor medida dichos efectos por lo que si estas planeando un viaje o ya tienes la fecha y no quieres sufrir jet lag puede que esta opción te interese.

Por último, es muy recomendable beber mucho agua durante el vuelo y realizar ejercicios con los pies e incluso pasear por el pasillo del avión pues ayudaremos a nuestro cuerpo a que no se entumezca para evitar que la sensación de cansancio sea mayor cuando lleguemos a nuestro destino.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Salud
Ultima modificación: 10/16/2012