Cómo respiran los caracoles

Las babosas y caracoles pertenecen a los moluscos gastrópodos, su monofilia es muy discutida y se le nombra pulmonados. Esta característica les da la capacidad de habitar tanto el mar como tierra firme, siendo el único grupo perteneciente a los moluscos que han conquistado el ambiente terrestre.

Cuando esta evolución sucedió, los caracoles y babosas perdieron sus branquias que les permitía respirar bajo el agua y adquirieron pulmones para llevar a cabo la respiración aérea. Estos pulmonados poseen una cavidad paleal cerrada, las paredes se han vascularizado y de esta manera se transformaron en pulmones, de ahí el nombre pulmonados, el orificio que posee para la entrada del aire lleva el nombre de pneumostoma.

Su movimiento es igual al de los gusanos alternando elongaciones y contracciones, movimiento que desarrollan con lentitud. Producen una sustancia mucosa que segregan al caminar, esto les facilita el desplazamiento, ya que reduce la fricción con el suelo y gracias a su untuosidad entre el mucus y su cuerpo, puede caminar sobre zonas de máxima pendiente, esta sustancia también les ayuda a mantener su temperatura y es una barrera contra infecciones causadas por hongos y bacterias, además de que les ayuda a evitar heridas y agresiones causadas por insectos peligrosos, como colonias de hormigas. Dentro de su concha, segrega otra mucosidad que le permite cerrar la entrada del caparazón, al desplazar una estructura conocida como opérculo. Un dato curioso sobre esta estructura es que al quemarse emite un aroma agradable así que es utilizado en la fabricación de inciensos.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Animales
Ultima modificación: 01/14/2013