Por qué rumian las vacas aunque no coman

La mayoría de los animales de ganado son rumiantes, por ejemplo borregos, las cabras, las vacas, los toros y los ciervos entre otros. Aun cuando los camellos realizan la rumia, no son considerados rumiantes, ya que no tienen las características fisiológicas como cuernos y pre-estomago agrandular.

Las especies rumiantes poseen lo que comúnmente se conoce como cuatro estómagos, estos son el rumen (herbario), el retículo (bonete), el omaso (Libro) y el cuajo (Estómago verdadero). La rumia consiste en ingerir alimento pasándolo al herbario, regurgitarlo para desmenuzarlo, llenarlo de saliva y volver a tragarlo, posteriormente pasarlo a su segundo estomago que lo muele en pedazos más pequeños y lo vuelve a regurgitar para humedecerlo y desmenuzarlo en pedazos más pequeños y pueda ser procesado por el omaso (tercer estomago) que continúa el mismo mecanismo de regurgitación para llegar finalmente al estomago verdadero para que los microorganismos lo degraden y se pueda obtener glucosa y otros nutrientes necesarios para el rumiante.

Este mecanismo es más lento y requiere de masticar constantemente todo el alimento y algunas etapas se llevan a cabo únicamente cuando el animal duerme, es por esto que aun cuando no esté comiendo, se lleva a cabo la digestión del alimento mediante la rumia.

La ventaja de los rumiantes comparados con los herbívoros es que no necesitan encimas gástricas para poder llevar a cabo la digestión, lo logran gracias a hongos y protozoos alojados en los estómagos, así que puede formar nutrientes a partir de componentes simples, como nitrógeno, amoniaco y urea sin la necesidad de incluir proteínas en su alimentación.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Animales
Ultima modificación: 12/13/2012