Como cuidar los objetos de marfil

Los objetos de marfil deben exponerse a un clima estable, siendo ideal una humedad entre 50-58%. Hay que evitar colocar al sol piezas de marfil, así como no aplicarles muchos focos luminosos, ya que el calor produce trizaduras en el material.

Conservación

Al guardar objetos de marfil es importante verificar que no estén en contacto con algún objeto que destiña o manche. Para protegerlos hay que envolverlos en papel blanco de buena calidad o en un trozo de lino.

Antes de limpiar el marfil conviene constatar que efectivamente tenga suciedad, y que no se trate de la pátina amarilla que se desarrolla naturalmente con el tiempo. Otra posibilidad es que estemos frente a piezas pintadas; la pintura podría salir con la limpieza, razón por la cual es mejor probar primero en un lugar poco visible-, si no destiñe allí puede limpiar con tranquilidad. La suciedad superficial se limpia con un pincel fino. Si está muy sucio, se puede limpiar con algodón y alcohol de 98 grados, que se vaporiza rápido y no alcanza a dañar la humedad del marfil. Después de sacar el polvo se puede utilizar tricloroetileno. Una vez limpio el marfil, es bueno aplicar un poco de cera microcristalina sobre la superficie, de modo que el material recupere su brillo original.

No es bueno pegar o rellenar fisuras producidas por cambios climáticos, puesto que producto de variaciones contrarias pueden tender a cerrarse, causando un daño cada vez mayor. Si faltara un trocito. puede reemplazarlo por una mezcla de cera de abeja y cera de carnauba, y finalmente emplear pintura al óleo para darle el color del marfi I.

Las decoraciones de marfil frecuentes en los mangos de los cuchillos se sueltan fácilmente si se lavan con agua caliente y ciertos detergentes que disuelven el pegamento animal original. Para pegar nuevamente, raspe el resto de pegamento anterior con un bisturí, y vuelva a pegar el marfil con pegamento sintético.

Las roturas de una figura de marfil pueden pegarse con un relleno basado en celulosa, pero al momento de pegar se requiere que todos los trozos estén a la misma humedad relativa. Si no ocurre así, los fragmentos se deformarán y moverán en forma independiente, destrozando totalmente al objeto.

Si a causa de una alta humedad el marfil se está pulverizando, es preciso consolidarlo dentro de una cámara al vacío. El marfil procedente de excavaciones normalmente es quebradizo y requiere ser limpiado mecánicamente con cuidado extremo. Se limpia con alcohol, fijándose en la presencia de pinturas, dorados u otras decoraciones que pudieran dañarse en este proceso. Es bueno utilizar pegamento compuesto de nitrocelulosa, que es fácil de aplicar y además es reversible.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Materiales
Ultima modificación: 06/22/2012