Qué daña al mármol

Si bien no sufre deterioro a causa del CO, del aire, sí es atacado por el ácido sulfúrico producto de la condensación del SO, en un ambiente húmedo. El ácido sulfúrico ataca químicamente la superficie, a nivel de los enlaces cristalinos, de­bilitando de tal manera la estructura, que sólo el tocarlo puede provocar su desmoronamiento. Las obras así dañadas presentan un aspecto corroído y granuloso.

Otro tipo de daño observado en mármoles muy porosos es aquel ocasionado por la presencia de sales hidratadas en el interior de los poros. Estas sales, al estar en ambientes húmedos, afloran y cristalizan en la superficie.

Por su característica porosa, el mármol es sensible a la humedad y a las sustancias coloreadas solubles como óxidos de fierro, que penetran en su interior manchando el objeto. También es sensible al smog y al humo.

El mármol es relativamente fáci I de trabajar y se ve muy bonito al sacarle brillo. Con el paso de los años y por la acción del clima, se va tomando más transparente, adquiriendo una pátina que caracteriza al mármol antiguo, sobre la cual no hay que intervenir.

Por efecto de un calor intenso, los cristales que forman la estructura del mármol se agrandanycrecenendistinlas direcciones, debilitándolo. Este daño se apreciaasimplc vista a través de la aparición de unos granos muy blancos y brillantes. En caso extremo, la obra toma un aspecto amorfo, con cristales sueltos que parecen azúcar. En estas condiciones la pieza debe ser tratada por un especialista. El calor también puede producir deformaciones irreversibles, por lo que no es un material recomendable para marco de chimeneas. Como el mármol es delicado es preferible mantener a las obras valiosas bajo techo.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Materiales
Ultima modificación: 06/22/2012