Son preferibles los electroimanes a los imanes?

Los imanes naturales permanentes producen un campo magnético y por lo tanto no necesitan abastecedores de energía ni tienen cables. Por lo tanto son eficientes energéticamente y amigables con el ambiente. Pueden ser muy pequeños para poder colocarse dentro de aparatos compactos tales como motores eléctricos.

Los imanes permanentes únicamente producen campos eléctricos hasta cierta temperatura. Esto puede limitar los usos en las aplicaciones donde los dispositivos eleven mucho su temperatura. Algunos tipos de imanes permanentes se oxidan con el tiempo y reducen su campo magnético. El campo magnético que un imán permanente produce no puede ser cambiado, es una propiedad intrínseca del material. Las aplicaciones que requieren un campo magnético variable funcionan mejor con electroimán.

Los electroimanes son imanes permanentes que han sido embobinados con un alambre metálico tal como el cobre. Cuando la corriente fluye a través de los alambres, se produce un campo en el imán permanente lo cual incrementa el campo magnético externo producido.

El campo magnético producido es independiente en algunas variables que pueden cambiar con relativa facilidad, tal como el número de giros en la bobina, y la cantidad de corriente aplicada a la bobina. Por ello, los electroimanes pueden ser diseñados para producir campos particulares. Una ventaja más de los electroimanes es la posibilidad de cambiar el campo magnético en un periodo de tiempo. Esto puede ser logrado simplemente cambiando el origen de la corriente hacia la bobina, permitiendo que el electroimán se encienda o apague.

Los electroimanes requieren una cantidad significativa de cobre embobinado para alcanzar los campos deseados. Esto generalmente significa que no son aptos para aplicaciones donde hay pequeños espacios. La aplicación de una corriente muy grande al embobinado puede crear una descarga; haciendo inservible al electroimán a menos de que vuelva a ser embobinado.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Mecanica
Ultima modificación: 12/21/2012