Cómo funciona el telegrafo

El telégrafo es un sistema y aparato utilizado para las telecomunicaciones de señales de larga distancia. El más utilizado durante su existencia es el telégrafo eléctrico, aunque de todas formas también se utilizaron los telégrafos ópticos de distintos tipos y formas funcionales.

El telégrafo  fue inventado por Samuel Morse, de nacionalidad estadounidense, en 1832. En un comienzo, el sistema no poseía de un código para hacer posible comunicación, pero rápidamente se creo un alfabeto (código morse) basado en la amplitud de las señales, lo que hizo del invento de un verdadero sistema de comunicación.

Además de cables y de pilas, el sistema telegráfico consta de dos elementos principales. Uno de ellos es el transmisor, llamado manipulador. El otro es el receptor, llamado también zumbador. La persona que maneja el telégrafo se llama telegrafista. El manipulador es, de hecho, un interruptor. El telegrafista, al pulsar el manipulador, hace que la corriente discurra por los cables. Al dejar de pulsarlo, la corriente cesa. El zumbador lleva un electroimán. Cuando pasa la corriente, el electroimán mueve una palanca de hierro. Esa palanca, al moverse, produce los “taps” y “clics” sobre otra pieza de hierro. Las distintas combinaciones de “taps” y de “clics” componen las diferentes letras del alfabeto. El telegrafista receptor oye los distintos sonidos y capta el mensaje que le deletrea el emisor. Este sistema de “clics” y de “taps” se llama código Morse. Samuel F.B. Morse envía el primer telegrama.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Tecnologia
Ultima modificación: 06/22/2012