Como conservar o cuidar las joyas

qué mujer no le agrada que le regalen una joya. Encontramos hermosísimos diseños de joyas en la más remota antigüedad, por ejemplo en el viejo Egipto hasta la actualidad.

Cuidado de tus joyas

Las joyas se deben mantener siempre limpias. Hay que revivir periódicamente sus montajes (hilos y pegamentos), sus accesorios, como que el cierre funcione perfectamente y no se vaya a abrir y la joya caiga al suelo, o romperse el hilo y quebrarse las perlas con la caída. Las joyas se guardan en cajas separadas o en un joyero que tenga divisiones. Es importante cuidar que no se rocen entre sí; por ejemplo, los diamantes rayan con facilidad otras joyas o piedras. Las perlas también son muy delicadas.

Piedras Preciosas

A veces las piedras preciosas son difíciles de reconocer: si es asi consulte a un joyero. Pero es conocido que el diamante se caracteriza por su dureza, y para verificar su calidad de tal se puede pasar sobre un vidrio: si es legítimo, lo cortará debido a esto mismo, no es bueno juntar diamantes con otras piedras, porque pueden dañara éstas. Las piedras preciosas se pueden lavar en un baño de alcohol para quemar, por espaciode unos pocosminutos. Si la piedra está muy sucia,osobre todo si tiene grietas, uno puede ayudarse con una escobilladedientes suave. También se puede utilizar agua con jabón, pero es preciso fijarse que el agua esté tibia, debido a que piedras como el aguamarina, lagarto verde, granate o zafiro se dañan con agua caliente.

Piedras adheridas con pegamento se pueden soltar con el solo contacto del agua. Por esto no recomiendo sumergirlas en agua, sino solamente pasarles por encima un algodón humedecido. Las joyas antiguas son muy sensibles porque tienen la llamada «hojita de brillo», que es una especie de pátina muy delicada.

La turquesa y el ópalo tampoco se pueden lavaro sumergiren cualquier líquido por mucho tiempo; el ópalo es muy poroso y muy sensible a bruscas variaciones de temperatura que pueden destruirlo. La turquesa cambia de color con el agua. Estas dos piedras se deben limpiar con magnesio quemado.

Siempre hay que revisar las piedras, especialmente sí hay alguna suelta, para evitar que se pierdan. Suele ser caro, y a veces muy difícil, encontrar una piedra igual a la antigua. Una buena reglaes sacarse los anillos antes de lavarse las manos o lavar la loza, sin olvidar ponérselos de nuevo (no sería el primer caso de alguien que pierda un anillo olvidándolo en un baño ajeno).

Ámbar

El ámbar se considera una piedra semipreciosa, aunque en realidad es una resina petrificada de bosques de coniferas. El ámbar en general es de color amarillo, naranja u oro, pudiendo en algunos casos ser café marrón o casi negro. Se puede fabricar ámbar arti ficial con resina, alcanfor o terpentina, el cual se distingue del ámbar original pues se disuelve en éter. El ámbar se limpia con jabón y agua, y si está muy sucio se puede pasar un trocito de género sobre la superficie. Nunca se debe limpiar ámbar con acetona o alcohol, pues disuelven la resina. Después de limpiar hay que secar bien y pegar con una resina epóxica, habiendo limpiado muy bien las zonas que entran en contacto con el pegamento.

Lapislázuli

Se encuentra al interior de Ovallc, Chile, en la alta cordillera. Es un mineral que consiste en una mezcla de azuritas, lazulitas, calcitas y piritas. Se caracteriza porque ai trabajarlo despide olor a azufre. El lapislázul i de cal idad se reconoce por su color azul y por presentar manchas blancas. Nunca debe ser violeta o tornasolado, ni presentar manchas celestes. El lapislázuli se limpia con un paño húmedo. Para verificar la autenticidad del color se frota con un trapo humedecido en diluyeme, por ejemplo alcohol; si se destiñe significa que no es natural.

Malaquita

La malaquita está compuesta de cristales que forman capas parecidas a la pirita. Se trabaja en forma similar al diamante. Frecuentemente tiene incrustaciones de plata. Se limpia con un paño suave, y si está muy sucia se hace una pasta de tiza de champaña, alcohol de quemar y unas gotitas de amoníaco colocándola con cuidado en la superficie después de la limpieza y se retira con suavidad con ayuda de una escobilla de dientes. Una joya con incrustaciones de malaquita no debe estar cerca de una fuente de calor porque se opaca de manera irreversible. Por eso no conviene utilizar joyas con malaquita en invierno si existe el riesgo o la tentación de acercarse buscando el calor de una estufa.

Gemas

Las gemas son muy usadas en broches y pulseras. Como material se emplean piedras semipreciosas como amatista, lagarto verde, granate, ágata, ónix y jaspe, y también conchas de moluscos. En Italia se fabrican mucho, exportándose a todo el mundo. Existen gemas de porcelana, vidrio o imitaciones. Las gemas valiosas se trabajan con oro. Las menos valiosos sólo con un dorado o Doublé. Fácilmente las gemas pueden verse opacas, y para limpiarlas y recuperar el brillo se limpian con agua caliente y jabón, con ayuda de una escobillade dientes suave, que se sumerge en el agua y se saca para pasarla sobre la superficie. Después de enjuagar la gema con agua destilada se seca con un paño suave.

Perlas

Las perlas pueden ser auténticas, cultivadas o simples imitaciones. Ya muy antiguamente fueron muy apreciadas para fabricar joyas. Las perlas auténticas y las cultivadas son excrecencias iniemas de diversos moluscos, pero sobre todo de la concha de perla. Para hacer perlas cultivadas se coloca mediante penetración artificial un cuerpo extraño en el interior de la concha de perla o dentro de otra concha.

Exteriormente es difícil distinguir una perla auténtica de una cultivada, y sólo es posible advertir la diferencia con una radiografía. Sin embargo sí se pueden distinguir las auténticas o cultivadas de las imitaciones: al morder estas últimas se obtiene, un sonido crujiente.

Perlas cultivadas y auténticas se limpian en agua caliente con jabón suave, pero es mejor limpiarlas poniéndolas dentro de una caja con magnesio quemado que se agita suavemente. Se sacan las perlas de la caja y se les quitan los restos de polvo con un paño suave. Las perlas auténticas y los cultivadas deben usarse con frecuencia porque en contacto con la piel ganan brillo y color. Después de usarlas conviene pasarles un paño de cuero suave. Las perlas artificiales son muy delicadas, pues se descascaran fácilmente y sólo pueden limpiarse pasándoles un pañode cuero suave. Es conveniente cambiarles el hilo de vez en cuando, ya que éste se gasta. Si uno mismo desea cambiar el hi lo. hay que emplear un hilo grueso, pasar las perlas con una aguja y después de cada perla hacer un nudo. Hay que guardarlas separadas de otras joyas debido a que se rayan con facilidad. Si presentan mucho daño o son muy valiosas es preferible llevárselas a un joyero.

Nácar

El nácar se origina dentro de las conchas de moluscos de agua salada o dulce, como ostras o neutelos. Contiene sobre todo carbonato de calcio. El nácar debe protegerse de todos los ácidos que pueden descomponerlo. Para limpieza puede emplearse pasta de fango que se aplica en la superficie y se deja secar, para luego pasar un paño suave. Finalmente se lava con agua tibia y jabón, y se seca bien. Los trozos se remplazan por otros nuevos cortados con un sierra fina de modo de lograr la forma de la parte fallante. Es un trabajo difícil que necesita mucha paciencia.

Coral

El coral es una sustancia dura que contiene principalmente carbonato de calcio y que se encuentra en las profundidades de mares temperados. El coral son los restos de un tipo de pólipo, cuyo color varía del rojo oscuro al rosado. Para limpiar corales se emplea una esponja y un jabón suave. Si están muy sucios, se aplica un sistema suave para lijar, como la tiza de fango o harina de piedra pómez. Se saca brillo con cera microcristalina.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Artesania
Ultima modificación: 06/22/2012