Conservación de objetos de bronce

Antes el bronce se consideraba un desecho del cobre, y sólo se usaba este metal. El bronce es una aleación de cobre con zinc, cuyo porcentaje varia según el color que quiera dar el artista. Los escultores normalmente usan 75% de cobre, 20% de zinc. 3% de estaño y un 2% de plomo. Los colores varían entre oro claro y café oscuro (marrón). Muy usado en la antigüedad por ser excelente para fundir armas y toda clase de objetos.

Todo metal original reacciona con los diversos componentes ambientales, gene-rando una delgada, firme y continua pátina protectora. En los objetos de cobre y sus aleaciones, como es el caso del bronce, la pátina está constituida principalmente por óxido cuproso (Cu,0, rojizo), óxido cúprico (CuO, negro) y carbonato de cobre (principalmente malaquita CuCO,(OH)„ verde). También son pátinas estables las formadas por Azurita (de color azul), Énargit (Cu,AsS4, gris-negro) y Bomita (Cu,FeS. de color café), las cuales se forman sobre los objetos obtenidos de excavaciones, pero solamente si en el suelo hay oxígeno y dióxido de carbono.

La principal causa de corrosión son los cloruros contenidos en la tierra, los cuales producen una capa gris-blanca de cloruro de cobre (CuCl). Esta capa se ubica en la superficie del objeto en contacto con la humedad y. a través de un proceso químico, corroe el bronce casi completamente, dejando apenas un pequeño residuo de ácido estánico. Finalmente el objeto se destruye en un 60%, dejando una arena blanco-verdosa. Esta enfermedad es denominada cáncer del bronce y debe tratarse para impedir la destrucción del objeto. En la forma y rapidez de la corrosión influyen también el tipo de aleación del bronce y la composición del suelo.

Conservación

La luz no daña al bronce. Sin embargo, la alta humedad produce daños considera­bles debido a oxidación, cuyo efecto negativo es amplificado por la polución industrial. Un ejemplo de lo anterior es lo que ocurre a la estatua de bronce de don Pedro de Valdivia en la Plaza de Armas de Santiago de Chile. El bronce es atacado por el agua, principalmente por la condensación que se produce entre 4 y 6 de la mañana. El aire, que contiene agua y gases de polución, permite la formación de ácido sulfúrico que se condensa sobre la superficie metálica. Este ácido, debido a su

solubilidad, penetra en la escultura, produciendo daños cada vez más profundos. Estos daños son agravados por la contribución adicional del polvo que, por sus características hidroscópicas, concentra humedad y polución. Por esto es recomendable agregar cualquiera de los productos protectores mencionados al colocar una escultura en una plaza y no sólo cuando ya se ha producido el daño.

Los objetos de bronce, si están sanos, deben mantenerse en un ambiente con humedad relativa inferior al 60%. Si están con la enfermedad del bronce no pueden someterse a humedades relativas mayores a 30%. Además es adecuado protegerlos del polvo guardándolos en cajas. Si están expuestos al ambiente, por ejemplo sobre un mueble, hay que limpiarles el polvo cada semana con un paño amarillo.

Para conseguir que el bronce dañado se mantenga a una humedad relativa inferior al 30%, se colocará dentro de una caja o vitrina conteniendo Silica Gel en proporción de un kilo por metro cúbico. El Silica Gel con indicador presenta color azul cuando está activo, y se toma rosado cuando se satura y deja de hacer efecto. Para reactivar esta sustancia, hay que calentarla en el homo, de modo que con el calor se vaporice la humedad, recuperando el color azul, y pudiéndose utilizar nuevamente. La Silica Gel. que se vende en cualquier droguería, es muy usada por el ejército para mantener el material bélico a una humedad exacta. Una pólvoramuy seca estalla, y muy húmeda no se inflama. En los barcos he visto Silica Gel en las brújulas, para que no se oxide el bronce del puntero y provoque malas lecturas.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Artesania
Ultima modificación: 06/22/2012