Cómo se obtiene la cerámica

Los objetos —de uso industrial o doméstico — de cerámica primero se modelan en arcilla —en estado húmedo — y después se pasan a la cocción, en hornos adecuados, que los consolida y confiere brillo a los barnices. El instrumento utilizado para modelar la arcilla es el torno, constituido por un soporte plano que se hace rodar mediante una palanca a pedal. Durante la rotación el objeto se va modelando poco a poco, con las manos, a distintos niveles o alturas. Los elementos complementarios, como las asas y otros detalles de las vasijas y jarrones, se hacen aparte y se fijan a la pieza torneada con la ayuda de arcilla blanda. Muchos de los objetos de cerámica de uso común (como la vajilla doméstica) se fabrican actualmente en serie mediante máquinas que prensan la arcilla en moldes. Cualquiera que sea la forma en que se haya preparado, la cerámica, antes de pasar a la cocción, debe dejarse secar parcialmente, pues sólo así se le pueden aplicar los barnices especiales (el vitrificado) que, una vez terminada la cocción, confieren al objeto un aspecto vítreo y brillante. A veces hay que aplicar el vitrificado después de que el objeto ha sufrido una primera cocción a unos 700-900 °C. La cerámica más fina es la porcelana.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Ceramica
Ultima modificación: 06/22/2012