Como elegir los colores para decorar

¿Quiere redecorar su casa, pero no tiene mucha experiencia? En ese caso, estas reglas básicas acerca del color le serán útilísimas, pues la enseñarán a seleccio­nar los colores, ¡y a combinarlos!

¿QUE ES EL COLOR?

Pues simplemente el efecto de los rayos de luz. La luz está compuesta de seis colores básicos: violeta, azul, verde, amarillo, naranja y rojo. Cada objeto ab­sorbe algunos rayos y refleja los otros en el ojo. Esto es fundamentalmente el co­lor. El blanco es la suma de todos los colores, y el negro su ausencia. En la oscuridad total no existen los colores, ya que no hay rayos de luz que los reflejen.

Los colores rojo, azul y amarillo se llaman primarios porque no pueden descompo­nerse en otros. Hay tres colores secunda­rios, que se forman mezclando a partes iguales dos colores primarios. Son el mo­rado (de rojo y azul), el verde (de azul y amarillo) y el naranja (de amarillo y rojo. Además de éstos existen seis colores ter­ciarios, que se obtienen mediante la mezcla a partes iguales de un color pri­mario con algunos de los secundarios. Son: azul-morado, rojo-morado, rojo-naranja, amarillo-naranja, amarillo-verde y verde-azul. Esto no es todo, sin embargo. Las combinaciones de colores y las tonalidades resultantes llegan hasta el infinito, ya que pueden seguir mez­clándose entre sí en números y propor­ciones variadas. Además, si un color se mezcla con el blanco se aclara, y si se mezcla con el negro se oscurece,

EL DISCO DE COLORES

¿Hay algún modo fácil de seleccionar los colores y de combinarlos para decorar? Sí lo hay. Basta hacer uso de un disco de colores, como el que le mostramos. En él están representados los colores prima­rios, secundarios y terciarios de la forma siguiente-, los primarios quedan equidis­tantes entre sí; los secundarios están a la mitad de la distancia entre los primarios-, los terciarios se encuentran entre los pri­marios y los secundarios. Los colores opuestos o complementarios (azul y na­ranja, amarillo y violeta, rojo y verde, etc.) quedan en lugares contrapuestos.

COMBINACIONES DE COLOR

¿Que todo eso es interesante, pero no sabe cómo sacarle utilidad práctica? Fíjese en las siguientes combinaciones de colores, que son básicas en decora­ción, y que pueden hacerse fácilmente a partir del disco.

Monocromática 

Es una decoración a ba­se de un único color, utilizado en distin­tas tonalidades. Por ejemplo, si va a de­corar en azul, puede usar desde el azul marino hasta el celeste. En estas decora­ciones, sin embargo, es frecuente añadir detalles en blanco o negro. Aunque una pieza decorada así puede verse preciosa, tiene un riesgo-, puede resultar monótona y “aburrida” si no se tiene cuidado.

Análoga

Para esta decoración, se usan colores que están juntos en el disco. Aunque lo más frecuente es combinar dos o tres de ellos, se puede llegar hasta cinco. Por ejemplo, ¿va a decorar con rojo? Puede usar los colores hasta llegar a la sección en amarillo, o en la otra direc­ción hasta la sección en azul. Tenga cui­dado, sin embargo. Si va a utilizar cinco colores, al menos dos de ellos deben ser sólo para los detalles (cojines, cuadros, adornos, etc.). Este tipo de decoración es ideal, según los colores que se usen, para alegrar una habitación o para hacerla más sobria y serena.

Complementaria

Para esta decoración, hay que escoger colores complementa­rios en el disco (los que se encuentran directamente opuestos, como el verde y el rojo). Lo más fácil y frecuente es esco­ger uno como dominante y dejar el otro para los detalles. Pero si quiere combinar más de dos colores complementarios en una pieza, es mejor que busque el con­sejo de un profesional (a no ser, claro, que usted sea una experta). De otro mo­do, corre el riesgo de que la pieza se convierta en un verdadero arcoiris.

Triadismo

Para esta decoración, combi­ne tres colores que estén equidistantes en el disco: rojo, azul y amarillo, por ejemplo. Como con los complementa­rios, use la moderación al combinarlos.

Sin color

Consiste en emplear, para toda la decoración, el blanco, el gris o el ne­gro. El contraste se obtiene por medio de las texturas, y no por los colores. A veces, sin embargo, se usa algún detalle (un cuadro, un adorno, por ejemplo) en otro color para animar el conjunto.

Teniendo en cuenta estas combinacio­nes, y tomando el disco como guía, pue­de seleccionar los colores que prefiera para cada habitación, sin olvidar que cada uno es sólo una tonalidad, y que tiene matices más claros y más oscuros. Continúa en la página 82

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Decoracion
Ultima modificación: 06/22/2012