Cómo enmarcar un cuadro

Daños frecuentes que podemos observar todos los días son los causados en los pigmentos por el polvo, y el efecto del hollín grasoso y contaminado con SO, sobre el óleo. Estas fuentes de deterioro se pueden eliminar con un buen enmarcado.

Al enmarcar un cuadro, colóquelo en un bastidor cuidadosamente, con un vidrio delante de la capa pictórica para prevenir daños por polvo y contaminación. Es necesario usar un vidrio bien cortado, con los bordes suavizados para evitar cortarse los dedos al trabajar o cortar la tela. Después hay que poner en los extremos cuatro tapones de 5 cm, que pueden ser de corcho, dando posibilidad de respirar al cuadro, además de prevenir que por efecto de la humedad se pegue la capa pictórica al vidrio, que es uno de los tantos daños irreversibles. Hecho lo anterior, se pone el cuadro dentro del marco y se afirma colocando en el bastidor del cuadro un tomillo con cabeza en forma de círculo, a través del cual se pasa un clavo pequeño que entra al marco. Para realizar este trabajo también puede utilizar unas bisagras que se afirman con sus respectivos clavos al marco.

Colocar un vidrio es optativo. Conviene afirmar el cuadro con ganchitos y colocar atrás un trozo de madera aglomerada, con agujeros para proteger la tela. Esta plancha de madera prensada impide el ataque del polvo y de la humedad en la parte posterior de su cuadro Recuerde que la parte posterior de la tela tiene poca protección; en cambio, por delante tiene, como sabemos, una base, la capa pictórica y barniz.

Si el marco es de madera, límpielo de polvo con un trapito o pincel, y de vez en cuando aplíqucle cera de buena calidad natural mediante un trapito sin pelusas. Si su marco es de yeso con láminas de oro, límpielo con una antigua receta de Flandes: 50% de aceite y 50% de vinagre bien revuelto. La mezcla debe aplicarse sin mojar la superficie pictórica.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Madera
Ultima modificación: 06/22/2012