Como hacer un joyero de madera

Hasta nuestros días ha pervivido con relativa intensidad la artesanía popular de la decoración de muebles, sillas, mesas y otros elementos propios de carpintería. Elementos domésticos como repisas, bancos o cantareras, ofrecen un inconfundible sabor popular al mostrarnos una curiosa decoración policromada ejecutada por auténticas manos de artistas. Los muebles populares andaluces, mallorquines y catalanes presentan con mucha frecuencia un juego de colores tan peculiar como atractivo y son ejemplo claro de la capacidad artesana de estos carpinteros.

La decoración de un joyero como el que proponemos es un ejercicio que, dentro de la simplicidad, nos introducirá de lleno en el tema de la pintura de elementos de uso cotidiano. El proceso de ejecución no encierra dificultades especiales, puesto que nos centraremos en la decoración del mismo, evitando la fabricación en madera del propio joyero. Cabe destacar la trascendencia que en este tipo de trabajos tiene el lijado de las distintas capas de pintura, asi como la minuciosidad que es necesaria imprimir finalmente a la obra para que el resultado sea no sólo satisfactorio, sino atractivo y bello.

Materiales

  • Caja de madera
  • pintura satinada
  • colores de gouache
  • pinceles
  • goma laca
  • betún de Judea
  • cera
  • lijas finas.

Ejecución

  1. Con una lija fina procedemos a eliminar las posibles imperfecciones que presente la madera. Procuraremos que finalmente la caja ofrezca una superficie completamente lisa.
  2. Aplicamos ya el color general de la madera, utilizando en este proceso la pintura satinada de color verde. Comenzamos por la caja exterior
  3. Pasamos a continuación a pintar, con el mismo color, cada uno de los cajoncitos que la componen, hasta concluir totalmente esta puniera capa de pintura.
  4. Dejamos secar la pintura y lijamos la superficie perfectamente empleando una lija muy fina. De este modo igualaremos la superficie de la pintura.
  5. Una vez lijada la pintura, podemos aplicar una segunda capa del mismo color con objeto de que la decoración quede perfecta en toda la superficie.
  6. Después de concluida esta segunda mano, esperamos a que la pintura seque y de nuevo volveremos a lijarla para eliminar imperfecciones
  7. Transferimos el diseño decorativo que tuviéramos previsto a la superficie de la madera, sirviéndonos de un papel carbón y comenzamos a colorear zonas.
  8. Pongamos especial atención en esta parte del proceso, puesto que el trabajo es realmente delicado. En ocasiones usaremos pinceles sumamente finos.
  9. Utilizando marrón, amarillo y oro, y sus mezclas, concluiremos todas las flores que se aprecian en la parte superior del joyero. La elegancia del trabajo depende de estos pasos. Pasamos ya a abordar la decoración de la parte frontal, zona que será visible de los cajoncitos.
  10. Seguimos ahora el mismo proceso anterior. con pincel fino aplicamos una capa de goma laca a todas las florecitas pintadas con anterioridad y que se han de encontrar en este momento perfectamente secas
  11.  En un pequeño recipiente, mezclamos cera y betún de Judea y hacemos una pasta homogénea y bastante densa. Removemos bien la mezcla hasta que se integre
  12. Untamos con la pasta toda la superficie de la caja y los cajoncitos, a fin de otorgarle un aire de obra antigua y distinguida por el paso del tiempo. Dejamos secar esta capa aproximadamente durante cinco minutos y con un trapo fino procedemos a sacar brillo y eliminar parte de la pasta sobrante

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Madera
Ultima modificación: 06/22/2012