Cómo reparar muebles de madera dañados

Antes de comenzar, hay que analizar bien el mueble y diagnosticar claramente el problema que tiene, pues una mala reparación puede aumentar el daño en vez de mejorarlo. Es preferible practicar primero y determinar si uno es capaz de hacerlo: reparar la esquina saltada de una mesa o pegar la pata de una silla. Así que hay que tomar el trabajo en serio.

Especialmente difíciles y sensibles son las sillas, ya que un trozo en mal estado débilita toda la estructura. Es conveniente restaurar inmediatamente después que se rompe la pieza, porque la quebradura aún está fresca y la madera no se ha transformado. Además, por ejemplo la esquina de una mesa se deforma y con el tiempo se pone curva, de modo que la pieza rota no calzará cuando se la quiere pegar. Y también es posible que se pierda la pieza a pegar.

Consejos

En la madera se distingue la edad de una trizadura o rotura por el color: si el daño es reciente la madera conserva su color claro en el interior, mientras que un daño provocado hace tiempo tienen el tajo o rotura de un color oscuro. Si necesita hacer una parte fallante, deberá ser exactamente igual al original, fijándose que la madera tenga el mismo color, que las vetas vayan en el mismo sentido (pues si no las contracciones y dilataciones serán diferentes, provocándose tensiones entre las dos maderas y, por ende, nuevas trizaduras). Si no sabe como era la pieza fallante, infórmese en libros en una biblioteca o Museo. Tome las medidas exactas para fabricar una pieza armónica con el original. Si usted piensa dedicarse más a la carpintería, también debería hacerse un pequeño stock de maderas, de modo de facilitar la búsqueda de una pieza que calce.

A veces la tarea es fácil y puede pegar la pieza con cola fría, retirando la cola sobrante con un paño y colocando una prensa, comprimiendo firmemente de modo que pegue bien la madera. Es bueno poner trozos de otra madera en los puntos de contacto con la prensa, para evitar daños en el original y no forzar tanto la madera antigua. A veces la rotura se encuentra en un lugar donde el mueble sopona mucho peso; en este caso se requiere colocar un tarugo en el interior, que si el peso no es excesivo puede ser de madera.

Si el peso es considerable se usa otro sistema: se hace un agujero de más o menos 1/2 cm en la madera mediante un taladro, en este agujero se coloca un clavo con tornillo y se rellena el 1/2 cm con madera a la que después se le da el mismo tono de la madera original. De este modo no se ve el clavo.

Un travesaño suelto en una silla se puede colocar con mucha frecuencia simplemente aplicando un poco de presión hacia afuera en las palas déla silla. colocando cola fría en las zonas de contacto, y soltando las patas de modo que el travesaño retome a su posición original.

Si se rompe un ensamble antiguo, se reemplaza o por un ensamble nuevo o por un tarugo que tenga la forma del ensamble fallante. Primero se pasa una lija a ambos lados para emparejar y sacar el pegamento antiguo hasta llegar a la madera sana, limpiando el agujero. Se hace un nuevo trozo igual al antiguo, que calce perfectamente, para lo cual es bueno realizar una prueba.  A veces es más fácil marcar con un lápiz donde vael tarugo antes de hacer el agujero con el taladro. Es importante que el agujero quede exactamente a la altura del ensamble para que el trabajo no quede chueco. Se pega el tarugo en un lado, se espera que seque bien, se pone pegamento al otro lado (donde se quiere injertar el trozo) y se afirma, retirando pegamento sobrante para que peguen bien los trozos de madera.

Si por efecto de la humedad se dobla un trozo de madera, fenómeno frecuente en las cubiertas de las mesas, también se puede arreglar en casa. Normalmente sólo la cubierta de la mesa ha sido tratada con barniz, no asila parte inferior que por lo tanto recibe mucha más humedad y se dobla. Esto se puede recuperar humedeciendo la madera. El trozo curvado en forma convexa hay que secarlo más que el cónvaco. Se pone la parte convexa cerca de una estufa (no muy caliente), se aplican paños húmedos delante y detrás de la madera. Cuando se sequen los trapos, ubique pesas en las cuatro esquinas; para que la madera no esté a ras del suelo se colocan cuatro soportes en las mismas cuatro esquinas donde están las pesas. Estos sopones deben ser del mismo alto, porque si no lo son al secarse la madera nuevamente quedaría deformada. Después de varios días, ya alisada la madera, se sacan las pesas y se aplica cera virgen disuelta en trementina sobre ambas caras de la madera. Es de gran relevancia tratar ambas caras de lacubierta de la mesa paraque no vuelvaaocurrirel mismo daño. Este producto se puede preparar a baño María y como es un producto de uso tan frecuente en la conservación de madera debería aprovechar de hacer una gran cantidad y guardarla en un tarro cerrado para empleo posterior. También vale la pena encerar ambas caras de las puertas que suelen presentar este mismo problema.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Madera
Ultima modificación: 06/22/2012