Como tallar en madera

Uno de los trabajos más antiguos y, a la vez, con mayor prestigio artístico es aquel que parte de la madera para llevar a cabo obras escultóricas. Sin embargo, el hecho de que se trate de un material delicado ha tenido como consecuencia la falta de vestigios reales de las esculturas, al parecer impresionantes, ejecutadas en la antigüedad a partir de temas naturalistas y figurativos. No obstante, en zonas de clima idóneo, por su frío o su sequedad, se han podido conservar algunos restos que ponen en evidencia cómo el trabajo en madera apenas ha sufrido cambios importantes a lo largo de los siglos. En esta sencilla iniciación a la talla en madera, proponemos un trabajo no exento de cierta dificultad, pero por ello más gratificante, con el tema de una pequeña figura en relieve. Partiremos de una plancha de madera de pino, la cual rebajaremos haciendo uso de gubias de diferentes tamaños. Procuraremos perfilar perfectamente los volúmenes, puesto que cualquier error en este tipo de trabajos no ofrece posibilidad de corrección. Realizaremos la talla lentamente, con la paciente habilidad de los artesanos, conscientes de que nuestro trabajo nos estará introduciendo en el apasionante mundo de la escultura. Iniciar sin miedos este trabajo puede ser ya una conquista importante. En cualquier caso, siempre podremos repetirlo, con mayor adiestramiento. Es un ejercicio del que hay que obtener muchas satisfacciones.

Materiales

  • Plancha de madera de pino
  • gubias de diferentes tamaños y formas
  • diseño
  • piedras de afilar
  • tornillos de sujeción

Instrucciones

  1. Comenzaremos disponiendo los útiles: sobre la piedra de afilar, preparamos previamente las gubias, presionando de la manera que muestra la fotografía. Con la piedra pequeña ahora perfilamos bien el filo por su parte interna y eliminamos las rebajas que pudiera presentar.
  2. Fijamos ya la madera mediante los tornillos y comenzamos a delimitar las líneas generales del motivo, utilizando una gubia de media caña pequeña. Pasamos a desbastar la pieza de madera, empleando ahora una gubia ancha de media caña. Estamos trabajando en la zona más profunda del relieve Con una gubia plana vamos cortando el límite de la figura, perfilando bien el dibujo de la misma y cuidando al extremo la perfección de líneas. En este momento vamos igualando los planos del fondo, y con una gubia plana repasamos el contorno de la figura.
  3. Comenzamos a trabajar ya dentro del mayor volumen, utilizando una gubia entreplana. Pondremos especial atención en esta zona del relieve. Volvemos a marcar con la gubia plana las líneas del dibujo y vamos dando volumen al otro lateral, finalizando las grandes masas del trabajo. Pasamos ya a delimitar las formas con mayor precisión. Proseguimos tallando con gubia de media caña entreplana
  4. Comenzamos ya a definir los rasgos del rostro de la figura, y empleamos una gubia entreplana pequeña, diferenciando pequeños volúmenes. Con una gubia canuto pequeño perfeccionamos los rasgos de la cabeza y vamos extrayendo valores definitivos, pues estamos culminando el relieve Trabajamos el detalle de la mano, cuidando la proporción que habrá de tener en comparación con la cabeza. Usamos canuto pequeño y una gubia entreplana pequeña.
  5. Seguimos abundando en detalles de interés y repasamos y alisamos las distintas zonas trabajadas, empleando una lija fina.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Madera
Ultima modificación: 06/22/2012