Cómo elegir la tela para patchwork

Una vez que tenemos claro el dibujo que va a componer nuestra labor, el siguiente paso es escoger las telas. Este es quizá el momento más importante pues de una buena elección depende el resultado final. No por hacer un diseño complicado resultará más bonita una colcha de patchwork. A veces, el dibujo más simple con unas telas bien elegidas resulta maravilloso.

Lo principal y más importante es dejarnos llevar por nuestro gusto en cuanto a colores y estampados pues vamos a emplear muchas horas cosiendo las mismas telas. Además de nuestro criterio estético, siempre es importante seguir unas pautas que nos facilitarán la correcta elección: Intentar utilizar siempre telas de algodón 100%. En tiendas especializadas existe una gran variedad de tejidos diseñados especialmente para el patchwork. Suelen tener un ancho de entre 105 y 115 cm. y son muy agradables al tacto. También se pueden usar otro tipo de telas como franelas, panas lisas, sedas… pero a veces las diferentes texturas y grosores hacen que tengamos que en tener especial cuidado con las costuras.

En cuanto a los colores, podemos emplear telas de diversos colores o de un sólo color y diferentes tonos. Los mejores resultados se obtienen combinando telas en tonos claros, medios y oscuros.

Un mismo dibujo puede cambiar radicalmente según los estampados, colores y tonos que elijamos. Por eso. es muy importante realizar varios bocetos con diferentes colores para tener una idea aproximada de cómo quedará la labor. Según la disposición los colores estamos dando más fuerza a una u otra pieza.

Si decidimos usar varias telas del mismo color, podemos jugar con lisos y estampados siempre que destaquen unas junto a otras: liso claro, medio y oscuro, rayas, cuadros, flor grande, flor pequeña, lunares…

A veces dos telas estampadas juntas hacen que el dibujo se pierda. Una tela siempre estará condicionada por la que tiene al lado.

Para piezas pequeñas, es mejor usar estampados con dibujos menudos, compactos, no muy separados. Los estampados de motivos grandes se usan para bordes, piezas centrales de un bloque, etc.

La elección de la tela del fondo o base, también es muy importante. Ésta suele ser lisa, de estampado tipo marmoleado o con el dibujo muy pequeño, en un tono más oscuro o claro que el fondo. Tiene que ser así para que los bloques destaquen. Sí queremos que la labor tenga luz. tenemos que usar colores muy claros como blanco o crudo. Sí queremos un resultado más homogéneo entre los bloques y el fondo, utilizaremos telas en tonalidades beige y grises claros,…. No hay que descartar el negro o los colores oscuros como telas del fondo. El resultado siempre es sorprendente

Realizar un boceto con telas es realmente útil. Si se tiene la posibilidad de comprar un trocito de cada una de las telas que queremos utilizar, es como mejor vamos a hacernos una idea del resultado final. Sólo hay que dibujar en papel milimetrado un bloque de unos 10 ó 12 cm. y pegar las telas que correspondan a cada pieza. De esta forma, si no nos gusta, podemos cambiar la disposición.
Por último, también es importante a la hora de elegir las telas, tener en cuenta el sitio donde va a estar nuestro quilt o la persona a la que va destinado.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Patchwork
Ultima modificación: 06/22/2012