Cómo lacar puertas de madera

Si las puertas de nuestra vivienda empiezan a presentar un estado de deterioro es el momento ideal para lacarlas. En el lacado de nuestras puertas como el de cualquier otra superficie de madera es importante tener en cuenta la calidad de los productos que utilizamos.

Para esta manualidad necesitaremos:

  • Cinta de carrocero
  • Aguarrás
  • Esmalte laca
  • Lija
  • Trapo
  • Rodillo
  • Cubeta
  • Pincel o brocha

Existen diferentes tipos de rodillo por lo que si tu esmalte es acrílico deberás usar un rodillo de espuma y si es sintético te recomendamos un rodillo de mohair.

Una vez que tenemos todos los materiales retiraremos todas las piezas que podamos retirar de la puerta tales como manivelas o elementos decorativos. Acto seguido procederemos a lijar la superficie de la puerta con la lija. Una vez lijada la puerta en su totalidad, usaremos el trapo o paño para limpiar la superficie. Después con la cinta de carrocero taparemos todas aquellas zonas que no queramos pintar y proteger. Una vez tengamos todo listo podremos proceder a lacar.

Os recordamos que si nuestro pincel es nuevo deberemos lavarlo con agua y jabón y dejar que se seque antes de usarlo. Antes de usar la pintura removeremos el contenido en el bote y luego abocaremos el contenido en la cubeta. Si vemos que esta muy espesa la pintura la diluiremos con un poco de aguarrás. Usaremos el pincel para las zonas estrechas como los marcos y zona del pomo de la puerta y el rodillo para las superficies más amplias.

Una vez pintada la puerta dejaremos que pase el tiempo de secado que recomienda el producto para poder pasar una lija fina por la superficie de la puerta. Volveremos a limpiar la superficie y daremos por último una segunda mano para terminar de lacar nuestra puerta.

Sólo nos queda retirar la cinta de carrocero y empezar a disfrutar del nuevo aspecto de nuestra puerta.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Pintura
Ultima modificación: 07/17/2012