Cómo podemos terminar con el acoso escolar

La mejor y más evidente forma para detener el abuso o acoso en las escuelas es que los padres cambien la forma en la que tratan a sus hijos en casa. Por supuesto, esto es bastante más fácil decirlo que hacerlo y los todos los padres tratan a sus hijos de formas distintas. Los matones, sin embargo, generalmente vienen de hogares donde el castigo físico se usa como forma de castigo habitual y a los niños se les ha enseñado que la violencia es “normal” y además la forma de solucionar los problemas.

Los acosadores también suelen vivir en hogares donde los papás pelean mucho, por lo que la violencia ha sido un ejemplo de vida. Los padres, en general están poco involucrados en las vidas de los matones y carecen del cariño que todo niño necesita.

La intervención disciplinaria temprana y efectiva y fijar los límites es la mejor forma de detener el acoso escolar, pero los padres de las víctimas o los terapeutas no son capaces de cambiar el medio ambiente intimidador de una casa. No obstante, algunas cosas si se pueden hacer en la escuela.

La mayoría de los programas escolares que abordan el acoso escolar utilizan un enfoque que se preocupa por múltiples caras del problema. Esto normalmente implica asesoramiento de algún tipo, ya sea por compañeros, un consejero escolar, los profesores o el director del establecimiento.

Primeros pasos

Se debe entregar cuestionarios a todos los estudiantes y los profesores y  luego discutir sobre el acoso y si este está ocurriendo en la escuela. Después se debe definir exactamente lo que es el acoso en la escuela y dar ejemplos. El cuestionario es una gran herramienta que permite a la escuela obtener información de lo que está ocurriendo y hasta que nivel se está dando el abuso. Esta es una buena forma de empezar a abordar el problema.

Los padres

Se debe conseguir que los padres de los involucrados participen en un programa sobre el acoso escolar o “bullying”. Si los padres de los agresores y  víctimas no son conscientes de lo que está pasando, todo el programa sobre el abuso no será eficaz. Detener el acoso en la escuela requiere de un trabajo en equipo y el esfuerzo por parte de todos. También se debe discutir en las conferencias de padres y maestros y reuniones del centro de padres y apoderados. La sensibilización de los padres es clave.

Los profesores

En el salón de clases, todos los profesores deben tratar el tema con los estudiantes. Muchas veces, incluso el profesor puede estar siendo intimidado. Los niños entienden y copian los comportamientos de modelo. Los juegos de rol y de actuación en situaciones de acoso escolar es una herramienta muy eficaz y que permite a los menores tomar conciencia de lo que ocurre.

La escuela

Las reglas que implican comportamientos de intimidación deben ser expuestas con toda claridad para que todos las entiendan. Las escuelas también deben pedir a profesionales de la salud mental (como psicólogos) que hablen con los estudiantes acerca de las conductas abusivas y la forma en que estas afectan directamente a las víctimas.

Las escuelas también deben asegurarse de que haya suficiente supervisión de adultos para disminuir y prevenir el acoso escolar.

Conclusión

Un niño que tiene que soportar el acoso por lo general sufre de baja autoestima y su capacidad para aprender y tener éxito en la escuela es dramáticamente reducida. Las escuelas y los padres deben educar a los niños acerca de las conductas abusivas, lo que ayudará a que todos los niños se sientan seguros y tranquilos en la escuela. Los niños que abusan deben aprender sobre la empatía y los sentimientos de los demás con el fin de modificar sus conductas. Finalmente las escuelas debe adoptar políticas de tolerancia cero si queremos terminar con el acoso escolar.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Educación
Ultima modificación: 07/13/2012