Consejos bíblicos para pensamientos suicidas

El pensamiento de suicidio es un pensamiento muy fuerte y delicado, posiblemente este pensamiento ha estado en la mente durante días, meses e incluso años, este trastorno psicológico se desarrolla debido a problemas económicos, sentimentales o familiares; imaginando que la única manera de solucionarlos es quitándose la vida y huir de ellos.

Según la Biblia, la vida no termia al morir, sólo una etapa de ella, la terrenal, por esta razón, no terminarán los problemas, no se encuentra el descanso eterno, la vida terrenal se recordará al continuar en otra vida y continuará el sufrimiento, Dios no recibirá su alma y no tendrá acceso al paraíso prometido. El pensamiento suicida, es obra de las tentaciones de Satanás para apoderarse del alma de esta persona.

En la Biblia se describe un ejemplo de suicidio, este fue el de Judas, un discípulo de Jesús. Judas fue tentado por Satanás y vendió a su maestro por 30 monedas de plata, el sentimiento de culpa que experimentó, lo condujo al suicidio y fue en este momento cuando decidió terminar con su vida, ahorcándose.

Juan, en el capítulo 8, versículo 44, dice “Ustedes son de su padre el diablo, y desean cumplir con los deseos de él, él ha sido desde el principio un homicida, y no permanece dentro de la verdad, porque no existe verdad en su alma, es un padre de mentira”. Esta cita es más que cierta, ya que no existe cabida de pensamientos suicidas sin la presencia de Satanás.

El único camino para alejarse de este sentimiento es la confianza y la oración, comunicar el sufrimiento a las personas queridas es necesario para alejarse del mal camino de Satanás, la persona que sufre debe acercarse al pastor en el templo, y confesar este pensamiento para que por medio de la oración se comunique con Dios y le otorgue la paz que necesita.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Religion
Ultima modificación: 03/12/2013