Cinturón de la Verdad: 5 consejos para la lucha espiritual diaria

La palabra de Dios es la verdad. Jesús, en una oración a Dios para sus discípulos, dijo, “Santifícalos en la verdad; tu palabra es la verdad” (Juan 17:17). Jesucristo pronunció la Palabra de Dios, más notablemente lo que ahora tenemos escrito en la Biblia, la Verdad. Jesús también indicó que esta palabra es capaz de hacernos santos.

El verdadero creyente debe adorar a Dios con todo su corazón, su alma, su cuerpo, su mente y su fortaleza (Deuteronomio 6:6, 11:1, 13:3, Mateo 22:37, Marcos 12:30, Lucas 10:27).

Jesús encarna la verdad. “Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” (Juan 1:14). Jesús era la encarnación de la palabra andante de la Verdad, la Palabra de Dios. Todo lo que hacía, todo lo que decía y enseñaba, todo lo que Él es, representa a Dios. Jesús les dijo a sus discípulos, “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre.” (Juan 14:9)

El espíritu Santo es el espíritu de la verdad. La Biblia dice que el espíritu Santo es el “… Espíritu de la verdad” y el creyente sabe que, “el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve, ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes”. Esto segura al cristiano que él conocerá la verdad; el Espíritu Santo se la enseñará y se la recordará.

La verdad y la decepción no pueden coexistir. La Biblia claramente dice que Satanás, “…no se mantiene en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando miente, expresa su propia naturaleza, porque es un mentiroso. ¡Es el padre de la mentira!” (Juan 8:44 NVI, cf Gn 3,. 2 Corintios 11:3, Apocalipsis 12:9). Satanás es la reencarnación del mal, la decepción y la miseria; y el seduce con la falsedad en sus intentos de conducir a las personas lejos de Dios. Los creyentes que tienen fe en Jesús conocen la verdad cuando la encuentran; y son capaces de reconocer las mentiras y la decepción (1 Juan 4:6).

La escritura contiene la verdad que salva y guía nuestras vidas. La Biblia contiene los registros de la perfecta creación de Dios, la rebelión de la humanidad y el sacrificio de Jesús por los pecados de la humanidad. Este murmullo, o buenas de Dios, con frecuencia tienen por nombre “el verbo” en las páginas de la escritura. Los creyentes representan a Cristo; por lo tanto, deben caracterizarse por la verdad.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Religion
Ultima modificación: 03/12/2013