Cómo hacer un huevo cocido perfecto

Puede parecer lo más sencillo del mundo, pero cocer un huevo y que quede perfecto requiere el conocimiento de cierta técnica. Si lo cueces demasiado tiempo quedará duro y seco, perdiendo sabor; si no cueces lo suficiente, quedará demasiado líquido. Si la cocción es demasiado brusca, la cáscara puede romperse. Vamos a explicarte el proceso para cocer los huevos de forma perfecta y usarlos en tus recetas.

Preparación:

En una cazuela con la capacidad necesaria, pon la cantidad de agua fría suficiente para tapar los huevos justo hasta el borde (sin llenar todo el recipiente). Ponlo  a fuego fuerte. Si se pone el agua caliente, o si se echan los huevos a hervir después de que la cazuela esté en el fuego, la  cáscara se romperá. También es más fácil que la cáscara ser rompa durante la cocción si sacas los huevo para cocer directamente del frigorífico. Es mejor sacarlos unos minutos antes, para que estén a temperatura ambiente.

En el momento en que entre en ebullición, cuenta tres minutos. En ese instante, pon el fuego al mínimo y deja que sigan cociendo durante 7-8 minutos más. Es fundamental que no hierva a fuego fuerte mucho tiempo, porque entonces la yema se resecará y tomará un tono verdoso.

Pasados los 10 minutos de cocción, prueba si se han hervido completamente. Saca un huevo del agua con una espumadera, ponlo sobre una encimera y hazlo girar. Un huevo bien cocido girará inmediatamente y con velocidad. Si la yema está líquida, empezará girando más lento.

Terminada la cocción, baña los huevos con abundante agua fría antes de pelarlos. Así la cáscara se despegará más fácil a la hora de pelarlo.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Cocina
Ultima modificación: 07/23/2012