Cómo hacer un disfraz de enfermera

Los disfraces de enfermera son probablemente los más sexis que existen, se trata de una simple bata blanca que simulará la profesión de enfermera en quien la lleve, y para ello también debe complementarse con un estetoscopio, unos zuecos de enfermera y una diadema con una cruz roja que indique nuestra profesión.

Las enfermeras siempre han sido una figura idealizada por la ayuda que dan a los enfermos en los malos momentos, y como tales deben comportarse cuando lleven un disfraz de enfermera. Si queremos tener un disfraz barato, asequible para todos los bolsillos, en lugar de comprarnos una bata de enfermera podemos utilizar una simple camisa blanca, y decorarla con varias cruces rojas que representarán la empresa o institución para la que trabajamos. Una diadema con un cartelito que suba unos ocho centímetros nos ayudará también a representar a esta institución, que está ampliamente representada por dicha cruz roja.

No obstante una enfermera no puede ir sin su correspondiente estetoscopio, ya que es una parte indispensable y no se podría concebir una enfermera sin él. En cuanto al pantalón o falda, podemos elegir cualquiera de las dos cosas pero siempre en color blanco, lo que nos permitiría detectar fácilmente manchas a la salida y entrada al quirófano. Los zuecos de enfermera podrían sustituirse por unos zapatos de tacón e incluso podemos, si contamos con la suficiente edad y buscamos dar morbo a los chicos que encontremos por la fiesta, añadirle un liguero a este disfraz, combinado lógicamente con una minifalda lo más corta posible.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 10/16/2012