Cómo hacer un disfraz de mosquito

Zumbidos en la noche. Enciendes la luz. Nada. Apagas y vuelve a quedarse todo en silencio. De nuevo un zumbido… No hay nada más terrorífico que un pequeño chupasangres volando por tu habitación una calurosa noche de verano. Este hecho justifica que escojamos este disfraz para divertirnos en halloween o cualquier otra festividad. El traje podemos realizarlo a partir de diferentes materiales, aunque en las líneas siguientes te mostramos una versión con materiales fáciles de conseguir. Usa tu imaginación y cambia los colores o añade elementos. Puedes ser un mosquito común o el temido mosquito tigre, eso queda a tu elección.

La base del disfraz es un traje de malla ajustada, de color negro, aunque puedes usar otros colores como el crema, plateado o violeta. Para las patas, que son seis, uniremos  al traje varios  trozos de alambre recubiertos con espuma negra o tela con pelo artificial. Las alas las realizaremos con perchas de alambre a las que cortaremos el gancho. Estiraremos hasta darles la forma adecuada y las forraremos con plástico. Si pulverizamos con aerosol de color plateado metalizado el resultado quedará más realista. Las adaptaremos a nuestra espalda pegándolas sobre un cartón pintado de negro con gomas para fijarlo a modo de mochila. Las antenas podemos realizarlas pegando unos trozos de alambre recubiertos con esponja o tela negra a una diadema. Unas gafas negras para cubrir los ojos y una nariz puntiaguda y larga pintada de color negro completan el disfraz. Esta última podemos hacerla  con cartón o escayola, aunque una alternativa menos elaborada es la de conseguir una máscara veneciana de cuervo.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012