Cómo hacer una peluca de medusa

El personaje de la mitología clásica conseguía paralizar a cualquiera que la mirase a los ojos debido al inmenso pavor que provocaba su contemplación. Una de las características principales de este ser era su cabellera formada por cientos de serpientes que hipnotizaban y aterrorizaban al más valiente de los hombres.

Por todo ello, parece más que justificado aprovechar su inspiración para realizar un disfraz que rememore su aspecto terrible y legendario. El elemento principal y decisivo es conseguir reproducir una peluca o cabellera que recuerde a un nido de serpiente formando ovillos. Una opción interesante puede ser modelar con arcilla o material de secado sin necesidad de horneado numerosas serpientes que adptaremos a una cabeza de maniquí hasta que seque. Así, tendremos un casco que podremos lucir sin complicaciones sobre nuestro pelo recogido o peinado para la ocasión.

Otra posibilidad es pegar con cola caliente sobre una peluca de pelo corto muchas serpientes de plástico, para configurar los ovillos mencionados. Podemos dejar algunas que se deslicen a modo de bucles sobre los lados del cuello.

Otra opción barata consiste en utilizar trozos de plástico verde enrollados sobre alambres y que pegaremos siguiendo una distribución cuidada sobre un gorro de natación también verde. Si pulverizamos pintura en aerosol de color verde metalizado y dorado conseguiremos un acabado muy sugerente.

Si no tenemos tiempo o queremos acabar pronto, podemos crear una tiara o comprarla y pegar varias serpiente sobre ésta. Visualmente el efecto conseguido no es malo y transmitimos el concepto que queríamos.

 

 

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Disfraces
Ultima modificación: 12/21/2012