Cómo colocar los cordones de tus zapatos

Los zapatos son un artículo de uso personal, dedicados a la protección de los pies durante diversas actividades. Aunque en su variado diseño y tipo de construcción resulta determinante el uso que recibirán, su aspecto estará también influenciado por las modas dominantes.

Una buena parte de los zapatos para ambos sexos lleva cordones como medio de ajuste en su parte superior, uniendo firmemente los ribetes con ojales diseñados a tal efecto. En algunos casos, no obstante, los cordones y lazos son meros elementos ornamentales.

Dependiendo del tipo de calzado, los cordones serán cortos, medianos o largos. El primer grupo apenas rebasa los 30 cm y se emplea en zapatos cerrados de porte bajo con ribetes de entre dos y cinco ojales.

La forma de colocar los cordones en los zapatos de porte bajo es cruzando cada punta desde el ojal inferior opuesto hasta llegar a los ojales superiores, sobre los que se hará el lazo luego de apretar el tejido suficientemente.

Los cordones mayores de 30 cm casi siempre se emplean en zapatos cerrados de caña mediana o alta, incluyendo botas deportivas y de trabajo físico.

En estos casos también pueden colocarse los cordones de la manera descrita, aunque sobre todo en el caso de las botas resulta habitual que los cruces alternen con una puntada en que cada extremo del cordón en su respectivo ribete pasa al ojal próximo superior sin cruzarse. De esta forma, el zapato no quedará tan ajustado sin que por ello pierda agarre.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Moda
Ultima modificación: 06/19/2012