Cómo es el orden que hay que seguir al maquillarse

A la hora de maquillarnos quizá nos parezca que son muchos pasos los que hay que tener en cuenta y nos perdamos al aplicarlos o, peor, pasemos por alto alguno de ellos. Te daremos la clave para no olvidarlos.

Al igual que la limpieza del rostro consta de tres pasos, limpieza, tonificación y humectación, el maquillaje se realiza en limpieza (que comprende los mencionados), base, color y retoque. Para no olvidarlo, recuerda que se trata de capas: cubrir y homogeneizar, colorar y retocar. La limpieza será siempre nuestro punto cero a la hora de maquillarnos, cuida hacerlo correctamente y unos minutos previos a comenzar con el maquillaje para dar tiempo a la piel a que se recupere. Una vez que ésta se encuentra perfectamente limpia, tersa y seca, con el rostro completamente despejado procederemos al primer paso del maquillaje: la base.

Nuestro objetivo será conseguir una textura y tono homogéneo en toda la piel del rostro. Para ello, primero aplicaremos un producto destinado a tapar las ojeras no sólo en ellas sino también en algún granito, si lo hubiere. Si tienes lastimaduras o manchas rojas en la piel, aplica sobre ellas una base de tono verdoso para neutralizar su color. Si vas a utilizar un delineador iluminador en los ojos o en los labios para dar un efecto de volumen, hazlo ahora. Luego, solo debes aplicar tu base habitual en todo el rostro, incluidos párpados y labios, fundiéndola con las zonas maquilladas anteriormente. Retira sin frotar y con un trozo de papel absorbente el excedente, si existe.

Luego, pasaremos al color. El maquillaje de ojos, labios y pómulos lo haremos siguiendo ese mismo orden y por zonas. Comenzamos por los ojos: aplica primero las sombras iluminadoras, luego las de color, después aplica el delineador y, por último, la máscara para pestañas. Pasamos a los labios: retocamos el delineador iluminador, delineamos y luego colocamos el lápiz labial. Por último, los pómulos: retiramos sin frotar cualquier resto de polvo o crema excedente. Aplicamos una sombra difuminadota si vamos a utilizarla y después el color final, el de los pómulos.

Para terminar, el retoque: se trata, más que nada, de una tarea de control ya que, una vez que hemos maquillado todo el rostro podemos ver qué zonas enfatizar. Entonces, si es necesario, repasamos muy cuidadosamente la sombra de ojos o la mascarilla para pestañas, luego secamos con un papel absorbente los labios y volvemos a colocar el color o brillo final, esto hará que perdure por más tiempo. Y, ¡listo!

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Moda
Ultima modificación: 07/20/2012