Ventajas e inconvenientes de tener un reptil como mascota

Cada día es más normal tener un reptil como mascota. Estos animales tienen muchas ventajas frente a otras mascotas, aunque también algunos inconvenientes.

Una de las ventajas de los reptiles frente a otras mascotas es que habitualmente son animales pequeños. Además, requieren pocos cuidados, no necesitarás sacarlos a la calle, por ejemplo, y son animales muy independientes.

El mantenimiento de los reptiles no suele ser muy caro. Muchos son alimentados principalmente con insectos que puedes cazar o criar tú mismo. Sin embargo, otros como las serpientes, tienen que ser alimentados con presas vivas, y esto puede ser un inconveniente para muchas personas.

Otra ventaja es que ocupan poco espacio, solamente necesitan un terrario, que puedes hacerlo tú mismo. Algunas especies no necesitarán salir del terrario así que no ensuciarán la casa.

Un inconveniente de los reptiles es que no dan cariño y proporcionan más bien poca compañía. Los reptiles no vienen cuando se les llama. Las posibilidades de interactuar con un reptil son menores que las de hacerlo con un ave o un mamífero porque no son animales domésticos. Pero también podemos entenderlo desde el punto de vista contrario: tener un reptil tiene la ventaja de no tener que entrenar al animal.

Otro inconveniente es que muchas personas tienen fobia a los reptiles, por lo que no todo el mundo entenderá que lo tengas como mascota. Quizás sea un problema para alguno de tus familiares.

Para acabar, algunos reptiles son venenosos o agresivos. Estos animales tienen el inconveniente de ser potencialmente peligrosos.

 

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Naturaleza
Ultima modificación: 07/20/2012