Cómo afrontar la extracción de la muela del juicio

Culminando el proceso de desarrollo dental, los terceros molares o muelas del juicio (cuatro de ellas como máximo) hacen su aparición generalmente a la edad en que se supone que seamos más juiciosos: alrededor de los 20 años. Pero más de una tercera parte de las personas no las desarrollan en absoluto, lo cual no significa que sean insensatas, claro.

Sin embargo, la mayoría de los adultos afrontan tarde o temprano el problema de las muelas del juicio, también llamadas cordales. Y es que en su aparición tardía estas piezas se ven con frecuencia sin suficiente espacio para instalarse, por lo que presionan al resto de la dentadura o emergen de forma dislocada.

Debido a ello, una buena parte de las muelas del juicio deberán ser extraídas, y no precisamente de la forma fácil y expedita, como el resto de las piezas dentales. Hay que saber cómo afrontar estas extracciones.

  • Luego que el dentista haya realizado las radiografías necesarias y decidido la extracción, deberás pedirle el mayor detalle posible sobre el proceso. Te servirá de preparación sicológica.
  • El día de la extracción, no comerás nada al menos durante tres o cuatro horas antes. Consulta con el dentista si puedes tomar algún relajante muscular. Disipará tus tensiones.
  • Toda vez culminada la operación, deberás seguir con esmero las indicaciones del médico en cuanto a antibióticos, antiinflamatorios tópicos, descanso y alimentación. En un par de días, todo habrá pasado satisfactoriamente.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Salud
Ultima modificación: 06/29/2012