Cómo destapar los oídos

Los oídos pueden taparse por diversos motivos, desde enfermedades crónicas más o menos graves e inflamaciones agudas hasta la presencia de cuerpos extraños como insectos o algún objeto. En un pésimo y peligroso hábito, algunas personas transportan monedas en el pabellón de la oreja.

Pero la causa más común de tupición de oídos es el cerumen, una sustancia sebácea de función lubricante y defensiva que, cuando se acumula en el canal auditivo, puede interferir con el funcionamiento normal del órgano de la audición. Según la Academia Americana de Otorrinolaringología, el cerumen no debe removerse a menos que cause problemas de salud.

Hay numerosas formas de destapar los oídos, desde el movimiento circular de las mandíbulas hasta la cirugía menor en los casos más graves. La limpieza de los oídos con aplicadores, además de ser peligrosa para el tímpano, casi siempre provoca el efecto contrario, pues aun extrayendo una parte del cerumen, compacta la ubicada en la parte inferior del canal auditivo.

Los métodos caseros más usados –desde los lavatorios hasta el aceite de oliva tibio- son relativamente confiables. Pero no hay mejor manera de remover definitivamente el cerumen excesivo que el método del agua a presión, el cual deberá realizarlo un especialista, previo ablandamiento del tapón con algunos de los productos destinados a ello (Cerumol, Cerumenex, Exterol) o simplemente con peróxido de hidrógeno o agua oxigenada.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Salud
Ultima modificación: 06/27/2012