Cómo construir un columpio

Para construir un columpio primero tenemos que encontrar un árbol con una rama firme. Tenemos que asegurarnos de que la rama sea lo suficientemente gruesa para que cuando se le ponga peso, resista. Cuélgate de la rama y sacúdela un poco para probarla antes de conseguir la cuerda.

Después pon tu escalera contra la rama del árbol y trepa a donde quieres poner la cuerda. Asegúrate de que esté lo suficientemente alejada del árbol para que los niños no se columpien contra él. Consigue un trozo de cuerda larga y gruesa y enróllala alrededor de la rama. Ata un nudo en la parte de arriba de la rama y luego otro nudo sobre él. El doble nudo hará que el columpio esté seguro. Si el primer nudo se cae no te caerás, puedes trepar la escalera y hacer otro nudo. Bájate de la escalera y llega al suelo donde cae la cuerda. Ata nudos a distintas alturas. Asegúrate de que los nudos son lo suficientemente grandes para que el niño se siente en ellos. Haz, al menos, 4 nudos en lugares distintos. Puedes elegir la altura de los nudos al mirar a los niños y ver dónde estaría más cómodo cada uno en el columpio. Corta los excesos de cuerda para que no toque el suelo.

Prueba tú primero el columpio de cuerda. Colúmpiate al sentarte en un nudo. Luego pruébalo al pararte en un nudo, sujetándote de la cuerda cerca de tus hombros. Los niños querrán jugar con el columpio de cuerdas de muchas maneras distintas: sentados, parados, etc. Debes probar todos los métodos para asegurarte de que sea completamente firme. Deja que los niños empiecen a jugar con el columpio.

 

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Tiempo libre
Ultima modificación: 03/20/2013