Hay nubes en el espacio

Algunas de las preguntas más recurrentes de la humanidad conciernen a nuestro origen, ¿de dónde venimos y cómo llegamos aquí? Aunque aún hay más preguntas que respuestas, sabemos que el universo fue creado con una inimaginable gigantesca explosión llamada el Big Bang. Las estrellas se formaron después. Muchas de esas estrellas eran gigantes, quemando su combustible rápidamente para posteriormente morir en una supernova; lo que se refiere a las explosiones que esparcieron su material a través del espacio. Fueron esos materiales los que al paso del tiempo formaron otros planetas.

Nadie sabe cómo sucedió, pero la evidencia de que sucedió es sobrecogedora. El universo fue creado en una explosión gigantesca. La energía liberada en la explosión fue suficiente para crear la materia. Había una gigantesca nube de hidrógeno y helio, con tan sólo una pequeña porción del litio en ella. Eso era todo.

Como toda la materia, los átomos de hidrógeno y de helio tiraron unos a otros por medio de la atracción gravitacional. Una vez que algunos átomos se encontraban cerca entre sí, ejercieron una aún mayor atracción gravitacional; y así, de átomo en átomo, se formaron grandes masas dentro de la nube. La fuerza de atracción gravitacional no era suficiente para superar el empuje hacia el exterior del Big Bang, así que en lugar de formar una bola a partir de todo el hidrógeno y el helio, se acumularon billones de grupos de materia a partir de la nube original. Y eso se convirtió en las primeras estrellas.

Las grandes acumulaciones de polvo y gas en el espacio se llaman nebulosas. Y se han reconocido tres tipos de nebulosas:

Nebulosa de absorción: Este tipo de nebulosa no refleja ningún tipo de luz, solamente absorbe la de objetos que se encuentran detrás de ellas, por esta característica aparece en el espacio como una nube negra y recibe el nombre de “nebulosa obscura”, un ejemplo de este tipo de nebulosa es: “El saco de carbono” este se encuentra en la constelación cruz del sur, o la famosa “cabeza de caballo” dentro de la constelación de Orión.

Nebulosas de reflexión: Este tipo de nebulosas reflejan luz emitida de estrellas cercanas, generalmente las nebulosas de reflexión se forman por los residuos de estrellas, es por esto que aparece como una cola detrás de la estrella.

Nebulosas de emisión: Estas son las más comunes y vistosas, ya que brillan por las grandes cantidades de radiación ultravioleta que emiten estrellas vecinas, cuando la nebulosa se encuentra cerca de una estrella joven se asocian a nebulosas que dan origen a estrellas, como la nebulosa de Orión. Y a las asociadas a estrellas a punto de morir se les llama restos de supernova.

Comentarios

Sobre el artículo

Categorias: Astronomia
Ultima modificación: 01/14/2013